lunes, 19 de febrero de 2018

Oña - parte 1

En Información y turismo de Poza de la sal nos dieron una tarjetita que había que sellar en tres sitios, Poza, Oña y Frías.  Y creo que sortean algo.  No es por el sorteo, es casi más un reto, había que ir a los tres sitios y conseguir que nos sellen la tarjeta.


Así que nos planteamos este fin de semana ver Oña y Frías.  Salimos el Domingo por la mañana tranquilamente, y de camino ibamos diciento, bueno, como en Oña hay poco que ver, tomamos un café, sellamos, y nos vamos a Frías.  Pues menos mal que hay poco que ver!


Aparcamos en una plaza que hay algo más abajo de la iglesia Abacial de San Salvador (es que le he sacado una foto al cartel ;-))


Ya sabéis que podéis agrandarlo para leerlo.  Es muy interesante, el problema es que no pudimos visitarlo por dentro, así que solo tengo fotos exteriores.  La escalinata es chulísima, muy grande...


Casi al lado estaba la otra Iglesia, Iglesia y Torre de San Juan.  Me encantó la escalera y el techo de la entrada.








También estuvimos sacándonos fotos con una llave gigante de piedra, entrada al jardín secreto.  Nos han contado que son los antiguos jardines del monasterio, y que se pueden visitar, pero es una hora de paseo, y nosotros queríamos visitar otra ruta esa mañana.  Así que nos queda pendiente para otro día.



Por cierto, justo en la esquina con un tunel con arco por el que pasamos, había un bar con unas tapas espectaculares.  No tenía muchas, pero todas ellas buenísimas.  Yo cogí una con guacamole y tomate picado, que de verdad, increíble.


 
Bajando por esas escaleras y girando a la izquierda hay un paso de peatones y un Puente, que te lleva a un parquet y a la Antigua estación de tren.  Esta casita Azul debía ser la estación, y es una monada.


Se puede seguir el camino de las antiguas vías, pero es un rollo caminar por encima de las piedras.  Hay momentos en los que se conecta con la ruta del canon del río Oca.
Así que dimos media vuelta y justo donde está esta casita hay un Puente, y volvimos al otro lado del río.  Girando a la izquierda, a pocos metros, comienza la ruta, con un suelo de piedras grandes, mucho más cómodo para andar.

La ruta va por la orilla del río, unas veces por un lado y otras por el otro, con puentes super románticos.  Incluso en pleno invierno, es precioso.  En primavera o verano tiene que ser espectacular.





Y solamente hicimos una pequeña parte del recorrido, porque ibamos preparados para un paseo, no para una gran caminata.  Nos queda pendiente la segunda parte, creo que es la más spectacular, esa para otro día.

A la vuelta le hice unas fotos a unos muebles que deben estar fabricados con toneless.  Son geniales!





Así que para no tener nada que ver, nos han quedado pendientes dos rutas preciosas, y el paseo por el pueblo, y en breve abrirán alguno de los edificios/Iglesias para ver por dentro.  Eso, sin contar con todas las actividades que se hacen en Oña, que son muchas y encontraréis en la página del Ayuntamiento de Oña o en la de Turismo.

Otro día os cuento las actividades de la tarde, una visita a una destilería.  Super chula!
 




1 comentario:

Carmen dijo...

Vaya recorrido tan bonito que nos has descrito, casi dan ganas de ir visitarlo!!
Yo conocí Frias hace muchos años, así que ahora estará muy cambiado.
Gracias por compartir.
Feliz semana.

Menina acabada

Bueno, al final, me decidí a terminar la menina.  Si no le quedaba apenas nada... Lo difícil ha sido enmarcarla.  Dejar la tela completa...