miércoles, 21 de febrero de 2018

Bandeja de lavanda y una Destilería.

No me digáis que esta bandeja no es una auténtica maravilla.  Hice una similar hace tiempo y tenía todavía una mitad de la tortilla.   Es una bandeja bastante grande, y he conseguido quedármela!


Voy a enlazar esta bandeja de lavanda con la visita que hicimos el domingo a una Destilería en Poza de la Sal, y luego os cuento porqué esta bandeja me ha traído la Destilería a la memoria.

Un primo de mi cuñado que se llama Víctor nos invitó hace algún tiempo a visitar su Destilería, y nos cuadró el domingo pasado a todos.  Yo creía que cualquiera hace licores, y no, no tiene nada que ver, esto de la Destilería es un mundo...

De entrada, nos ha dicho que su Destilería es la única que hay en la provincial de Burgos.  Pero vamos a ver, los monjes de no sé dónde no hacen licores también?  Sí, pero no destilan.

Destilar es sacar alcohol de agua y azúcar, con o sin fruta, básicamente.  Víctor se dedica a destilar cerezas y manzanas reinetas, las frutas reinas del valle de las Caderechas. ¿Alguna vez habéis visto el Valle de las Caderechas en flor?  Yo tampoco, pero de este año no pasa, porque he visto fotos absolutamente divinas.

El caso es que este chico compra cerezas por miles de kilos, y claro, no es cuestión de deshuesarlas a mano.  Pero las máquinas que deshuesan aceitunas desperdician demasiada fruta.  Así que se las ha apañado para inventarse una máquina que las deshuesa por centrifugado.  Por cierto, sabéis que la cereza es la única fruta cuyo hueso es de madera?  Yo no lo sabía.

Luego pasa por uns cuantos contenedores que hacen diferentes cosas con la fruta - nos lo explicó muy bien y en detalle, pero creo que hay páginas que esplican todo este proceso.

Finalmente el resultado de pasar por todos estos contenedores pasa a un Alambique, que es de cobre, por supuesto.  Chulísimo.  No puede ser de Aluminio ni similar porque parece ser que deja otro sabor, tiene que ser de cobre, que no suelta nada. 

Mirád qué chulo:


Del grifo que casi se ve abajo a la derecha sale ya el alcohol, el orujo hecho.  Y se embotella.  Todo con un perfecto control de calidad. 

Víctor lleva unos tres años hacienda pruebas, aprendiendo en bodegas del sur de España y Pomología en la Universidad de Oviedo y en muchos otros sitios, para lograr el orujo de cereza y manzana reineta perfecto.  Nada está improvisado, todo está muy bien hecho y calculado.

Me han gustado muchísimo sus explicaciones, es muy didáctico contando todo el proceso.  Vamos, que lo entiende cualquiera.

Su marca se llama Reino de Castilla, y todavía no lo está comercializando a nivel consumidor, sino de momento para Restauración.  Hace producciones pequeñas, porque todo el proceso es bastante manual y detallado, y usa solamente cerezar autóctonas y manzanas reinetas del Valle de las Caderechas, y digamos que el tiempo del que dispone material prima es muy reducido.

Mirád qué tarjeta de visita y qué etiquetado de botellas tan elegantes ha elegido: 






Estas fotos son de la botellita que nos ha regalado.  No me digáis que no es preciosa!

Y ahora porqué he enlazado la lavanda con una destilería.  Porque en realidad el proceso de sacar la esencia de las hierbas es similar, solo que el alambique es más pequeño, y no pasa por todos los procesos anteriores.  También nos estuvo hablando sobre cómo se puede destilar esencia de hierbas aromáticas, como la lavanda.  Super interesante.

Por cierto, ¿sabíais que los alambiques fueron inventados para sacar/producir oro?  No consiguieron sacar oro, pero pusieron las bases para las destilerías.  La cantidad de cosas que he aprendido este fin de semana!



2 comentarios:

EL RINCON DE CHELO dijo...

Que bonita bandeja!!!

Maria del mar Rodriguez dijo...

Hola, soy coleccionista de botellitas miniatura, habria la posibilidad de poder conseguir una?

Menina acabada

Bueno, al final, me decidí a terminar la menina.  Si no le quedaba apenas nada... Lo difícil ha sido enmarcarla.  Dejar la tela completa...