jueves, 4 de junio de 2009

Noche blanca en Burgos

Una noche para disfrutar.

Es la segunda edición y básicamente consiste en abrir museos y monumentos de 22:00 a 02:00. Además de que hay muchas actividades previstas de todo tipo.

Lo cierto es que en cuatro horas no da tiempo a mucho, habrá que esperar al próximo año para repetir!

Comenzamos por la Feria del Libro, donde por fin encontré el libro "El Club de ls Viernes". Me lo leí el mismo domingo y es precioso.

Luego estuvimos paseando viendo los espectáculos callejeros, de payasos y similares. En una terracita tomando una caña. Con la noche tan buena que hcía, fue una auténtica gozada.

De ahí pasamos a ver los talleres de manualidades en el monasterio de San Juan (Mañana los contaré más en detalle) y luego a la Plaza Mayor a ver un espectáculo de malabarismo.


Os diré que no lo vi entero, y no porque me fuera de allí, sino porque de vez en cuando tenía que girar la cabeza. ¡Cómo arriesgan! Y qué sustos te meten. En la foto se le ve andando por dentro del círculo, que gira alrededor de un eje. Había momentos en los que corría y como no le llegaba la velocidad, tenía que saltar. Y como eso les debía parecer poco, terminaron corriendo por fuera del aro! Sí, habéis leído bien, el aro girando alrededor de ese eje y el tipo ese corriendo por el exterior del aro. ¡Y no se cayó!

Luego de nuevo de paseo, a por un bocata para cena y ver qué se hacía alrededor de la catedral. Había un concierto raro en la puerta principal de la catedral (de esos con letras sui-géneris) así que nos fuimos al Arco de Santa María donde había un DJ con música electrónica que estaba muy bien. Estuvimos un ratito bailando y todo.

Y finalmente a la muestra de miniaturas, pero esto también lo contaré más en detalle en otro mail.

Lo dicho, una noche para repetir...

1 comentario:

Pepi dijo...

vamos que de fiestuqui y te lo pasaste en grande,pues me alegro,cuando pongas lo proximo lo veremos y disfrutaremos tambien aunque sea de lejos.....

Aguja mágica

Os prometí enseñaros mis pinitos con la aguja mágica que me compré en Tendencias Creativas en Bilbao este año. Puede que sea la suerte ...