jueves, 26 de julio de 2018

Colchita para Vega

Una compañera me pidió una colcha para una bebita.  He tardado un poquito más de lo previsto, pero me ha gustado mucho el resultado.
Tenía una tela de hadas de sobra todavía, como me gusto muchísimo, compre una gran cantidad.  Y para una bebita me pareció adecuada, pero a la vez algo de más de ñoña.

Así que decidí mezclarla con unos grises y amarillos para darle un aire más moderno, e incluso he incluido una tela de topitos de Kaffee Fasset. 

Para el acolchado estuve mezclando.  Quería movimiento, así que los triángulos llevan acolchado recto con hilo de algodón del color adecuado, y las hadas llevan un acolchado libre con hilo transparente.

Decidí no acolchar la zona del nombre, porque así, cuando se lave, quedará diferente y destacará.  Al menos es lo que pienso, porque no la he lavado.

Ha salido bastante grande, aproximadamente 110 x 90.  Así que vale para una cuna durante mucho tiempo. 

Mi compañera la quería para regular, y espero que a su destinataria le guste tanto como a mí.


martes, 24 de julio de 2018

Carteritas

Montones y montones de carteritas. Descubrí que podía ponerle una entretela a los muestrarios de cortinas que tengo, y decidí usarlas para hacer una serie de carteritas.


El interior está forrado con una tela ya acolchada.  Me gustan mucho estos cierres, creo que ya os lo contaba en otra entrada.  Una vez que tienes el patrón, es muy sencillo de hacer, y tienen un tamaño absolutamente perfecto.



 








 



Hice las fotos encima de un mantel precioso con entredós que hace años que tengo, y que no uso, para que no se estropee.  Voy a tener que valorar comprar un mantel de plástico transparente para poder usar estos manteles, que en el armario no se disfrutan.


La mayoría de estas carteritas ya tienen dueña.  No sé si me he quedado alguna.  Han tenido mucho éxito.


domingo, 22 de julio de 2018

Chalet de Fraga a la venta

Pues sí, con todo el dolor de nuestro corazón, hemos puesto a la venta el chalet familiar de Fraga.  Sencillamente no podemos atenderlo.  Son 6.000 metros cuadrados de terreno, y todos vivimos lejos para ir a diario a cuidarlo.


Os aseguro que si estuviera cerca de donde vivo yo, nos lo quedaríamos sin dudarlo ni un momento.  Porque es grande, es bonito, está muy bien acabado y a pesar de que se diseñó hace años, es moderno.


Tiene el tan famoso espacio abierto en la planta baja, y paredes lisas.  Nada de gotelé.



 

Se entra por el arco de la izquierda, y a continuación la cocina, con todo muebles de madera.  Luego la chimenea y la zona de la mesa de comedor, es donde la solemos tener nosotros.  Justo detrás de donde estoy hacienda la foto está la zona de salon.


Y desde esas ventanas, todas de madera y están impecables, hay unas vistas preciosas.



La chimenea funciona, y calienta toda la casa.  En invierno es una pasada.

Abajo además hay tras habitaciones y un baño, además de un garaje grande, caben dos coches pequeños, o uno grande y un taller al fondo.

Aquí las escaleras de caracol para subir al piso de arriba.


Arriba hay un espacio de unos 40 metros cuadrados abiertos, preparados para cualquier cosa. Si fuera mía, tendría ahí mi habitación de Patchwork.  Me cabría de sobra el bastidor, todas las estanterías para el material y varias mesas, una en cada ventana para todas las máquinas.  Las de coser, la remalladora, la Sizzix y alguna más.


Bueno, vale, también sirve para hacer dos habitaciones grandes y un baño.  Pero ¿a que sería genial como habitación de manualidades?

Desde este espacio se sale a un balcón que recorre dos paredes, y tiene unas vistas espectaculares, por supuesto.  Los días despejados se ve hasta Lerida.


No hay chalet que se precie sin una buena piscina, y por supuesto que ha hay.  No sé los metros que tiene, pero es grande suficiente para hacer algún que otro largo de lado a lado. 


A la derecha de la foto, ese tejadillo que se ve, es el merendero.  Sí, tiene techo, sitio para mesa y bancos e incluso tiene un horno de pan gallego antitiguo.  Rodeado de árboles es una maravilla para las cenas.


Este es el camino de entrada.  Todo el terreno izquierda y derecha es de la parcela.


Es un pequeño paraíso para alguien que quiera cuidarlo.  Porque necesita alguien que lo quiera, que le dedique tiempo y mimos.  Esa es la familia que buscamos para venderles nuestro pedacito de corazón.  Alguien que de verdad se enamore de este espacio, hecho y cuidado con mucho cariño por nosotros.

viernes, 20 de julio de 2018

Bolsos de piel de pelo


Lo que se puede hacer con una viejísima cazadora.  Tenía calvas por muchos sitios, pero todavía había zonas muy aprovechables, así que saqué dos bolsos.



Los dos bolsos han sido para mi madre, porque el primero que le regale se lo robaron.  No sé, supongo que el ladrón pensaría que como era de piel valdría algo, jajajajaja



El caso es que ha sido mucho más fácil trabajar con este tipo de material de lo que yo pensaba.  Todavía tengo algún abrigo muy Viejo de pelo, alguno de ellos repetiré.



miércoles, 18 de julio de 2018

Aguja mágica Loro y Menina

Este es mi famoso Loro hecho con aguja mágica.  Ha sido todo un experimento.  De colores, cómo combinarlos, cómo poner colores vivos, no poner un fondo, etc.  El resultado no me emociona, pero ha quedado aceptablemente bien para aprender.



Y esta es la Menina en la que estoy trabajando ahora.  Le queda muy poquito.  Un poco en los hombros, y el pelo.  El blanco y el gris son lanas de pelito, lo que le da también cierto volumen.  A ver si consigo acabarla antes de vacaciones...

lunes, 16 de julio de 2018

Seguimos pintando...

Pues sí, es el año de la pintura. 




Tuvimos una semana de vacaciones en Junio y estuvimos en Zaragoza.  Primero ayudamos a mi hermano a pintar una pared de una habitación en Azul noche.  Con los muebles en blanco ha quedado absolutamente genial!




Luego nos fuimos al chalet familiar en Fraga.  Una semana totalmente agotadora, pintando de la mañana a la noche, o tapando agujeros de cuadros.  Soñaba con pintura y pintar!  Pero el resultado ha merecido la pena.  Ha quedado espectacular.


Lo cierto es que todo el chalet y su terreno es precioso.  En otro correo os presentaré la casa y terrenos completos, que ahora está a la venta. 

El resto del tiempo hemos estado pintando en nuestra propia casa. Al salon le falta la última mano de gris y las cortinas, a nuestra habitación algo más, pero hemos conseguido acabar el baño pequeño.  Me falta sacarle una foto en cuanto cuelgue el espejo y la estantería diy, ya veréis qué chulo.


Y esta semana hemos estado en casa de mi suegra, pintando y arreglando una habitación.  Suelo, rodapie, agujeros, arreglar los muebles, poner cortinas nuevas, cambiar los enchufes, poner cableado para television,  todo.  Y ahora parece mucho más grande y bonita.  En la foto le faltan las cortinas, que tengo que ajustar el largo todavía.


Y aún falta un montón!  Creo que después de este verano no voy a coger un pincel o rodillo en mucho tiempo...

Reforma de salón

Las vacaciones no sólo son para descansar, también para hacer obras.  Este año le ha tocado hacer un lavado de cara al salón de la casa de ...