lunes, 11 de septiembre de 2017

Un carro de la compra nuevo

Si hay algo que me fascina son los bolsos.  Bolsos, bolsitas, mochilas, week-enders, cestos, maletas, todos. Me paro en todos los escaparates, miro, compruebo cómo están hechos, los admiro, y normalmente sigo mi caminio.

Es muy difícil que un bolso cumple con todos mis estándares.  Bonito, bueno, barato ;-)).  Pero además, no me gusta que pesen.  Llevo muchísimas cosas en mi bolso, y lo que menos necesito es que el bolso ya pese de vacío.  La gran mayoría de los bolsos pesan.

Y luego siempre me digo, pero si esto es fácil de hacer, pero si esto me lleva una tarde...esa tarde que nunca acaba de llegar.

Una mañana tranquila, allá por mayo, me dio la vena por renovar un carro de la compra.  Había encontrado hacía algunas semanas una tela impermeable de mapas, ideal para este proyecto.  Incluso una gris para el forro.

Algunas medidas y cortes más tarde, un bies de la tela interior que me llevó de cabeza, este es el resultado.  Un carro de la compra totalmente renovado, incluso con bolsillos y sujetaparaguas.





He mantenido la estructura interior original, para que se mantenga en pie.

Podéis encontrar esta misma tela en "Las Cositas de BEA" en Gamonal en Burgos.  Es impermeable, lo cual ha resultado ser muy práctico.

El primer día la estrenamos bien.  Se salió el suavizante.  Menos mal que era suavizante y olía bien, pero tuve que desmontarlo entero y lavarlo bien.

Hace una semana tenía pinta de llover, y me llevé el paraguas.  Tuve un pequeño incidente, y es que como el paraguas iba en su bolsito, y sobresale, fui a saludar a un compañero que me encontré, y no queráis saber dónde acabo el paraguas, jajajajaja.

No hay comentarios:

Menina acabada

Bueno, al final, me decidí a terminar la menina.  Si no le quedaba apenas nada... Lo difícil ha sido enmarcarla.  Dejar la tela completa...