viernes, 29 de junio de 2012

Sonríe, es Burgos

Esta semana son las fiestas de San Pedro y San Pablo en Burgos.  Así que una mañana que cogí de vacaciones mi marido me llevó a ver toda la parte nueva que hay detrás de la catedral, hasta el castillo, y he de decir que me ha dejado con la boca abierta.

La Iglesia de San Esteban, que apenas se veía solamente desde el Castillo, y el Museo CAB, han quedado impecables, despejados, amplios y luminosos.



 

De la Wikipedia: "Notable construcción gótica levantada en lo esencial entre finales del siglo XIII y principios del XIV, en la actualidad alberga el Museo del Retablo."

No penséis que las cabezas que faltan son todas culpa de Napoleón.  Cuando estaban reconstruyendo la zona, hace un par de años, robaron dos de las cabezas.  Encontraron a los ladrones, pero todavía no sé qué ha sido de las cabezas.

Y esta es la escalera de subida al castillo. Antes ni se veía. Ahora está preciosa.





Y desde ahí bajamos por varias calles que antes no sé ni si existían, o simplemente eran de las típicas que hay que evitar.  Ahora son unas plazas despejadas,amplias, con unas vistas espectaculares a la trasera de la catedral.  Porque parece que la catedral siempre la vemos por delante.  Pues por la parte de detrás (que es donde está la entrada a la escalera dorada) es igual de bonita.











 Muchos de estos detalles antes no se apreciaban siquiera.  No había cómo hacerles fotos, y cualquiera se atrevía a subir esas calles empinadas.  Aunque alguna todavía tiene su encanto:


El Archivo Municipal también ha cambiado todo su entorno.  Vaya placitas tiene ahora a su alrededor.



Hasta he podido sacarle una foto a todo el edificio.  Eso antes no podía hacerlo.  Entre arboles, muros y porquería...  Ahora uno puede sentarse en sus bancos a disfrutar de la vista.


Bueno, algún rinconcito de recuerdo todavía queda.  Y tienen su encanto, si son eso, un pequeño reducto.  Han arreglado incluso casas, fachadas, todo.









Otra plaza arreglada.  Es la bajada a la Catedral.  El Hotel Mesón del Cid ha ganado muchísimo con esta reforma.  Ahora se ven los pórticos de su construcción.  Y han devuelto la fuente concha a su sitio...
El Albergue de los peregrinos y la entrada al ascensor que sube por donde empezamos la excursión.  Bueno, hasta la mitad, la otra mitad va con unas escaleras mecánicas.  En plena calle.

La estatua no se ve mucho, pero es un peregrino sentado dándose un masaje en los doloridos pies.









Y nos encontramos con los Gigantillos y los Gigantones.

Gigantillos
Son dos simpáticos personajes populares de cartón piedra que desfilan durante las fiestas de la ciudad. Creados en 1899, un incendio les destruye en el año 1973 siendo recuperados más tarde por iniciativa del Ayuntamiento.
Gigantones:
Las primeras noticias de gigantones en Burgos datan de 1564 y a partir de este momento estarán presentes hasta nuestros días.
Los Gigantones representaban las diversas razas humanas que con su presencia en la procesión del Corpus simbolizaban el triunfo del Señor.


Los Gigantones apenas se mueven, pero los Gigantillos bailan y dan vueltas.  Son muy divertidos.
Y esta fachada me encantó.  Es la que está al lado del Ayuntamiento.  Toda esa gente en sus balcones está viendo bailar a los Gigantillos.  Y además, está el nuevo lema de Burgos.

Solamente el paseo, sin entrar a ver ningún museo, ni iglesias, ni catedrales ni nada, sólo disfrutar de las nuevas calles nos llevó toda la mañana.  Y hay otros cientos de sitios en la ciudad para ver.  Sin contar con que el Museo de la Evolución puede llevar un día completo, entre el museo y la visita a Atapuerca,  una visita a la Catedral, otra a San Nicolás de Bari, el retablo más bonito que nunca he visto, una vuelta por el castillo, y si hay oportunidad, bajar al pozo (es una visita guiada), Santa Gadea, el Espolón, la Merced, el Cid y su puente de amigos y ni siquiera hemos salido del centro de la ciudad.  Ah! Me dejaba el museo de burgos, el museo de las muñecas antiguas, el museo de retablos, el museo del libro, todo en pleno centro de Burgos.  Es decir, sólo para ver todo lo que ofrece nuestra ciudad en su centro, necesitaríamos tres o cuatro días.

Si además queremos ver Las Huelgas, La Cartuja de Miraflores, Monasterio de San Pedro de Cardeña, Santo Domingo de Silos, y otros tantos, pues ya necesitamos una semanita con tranquilidad.  ¿Os he hablado de Ojo Guareña y sus cuevas?  Y también hay actividades tipo paintball, cuerdas de esas que van por los árboles (que jamás me atreveré a subirme) y muchas otras actividades.  El cañón del Ebro con sus Águilas y La Yecla, así como el Pozo Azul, que solamente he visto una vez y me impresionó.  Es que tiene un color increíble en una lagunita tan pequeña (pero es muy profunda).  Ahí se puede bucear.

Por cierto, no todo van a ser edificios religiosos o actividades movidas.  También tenemos muchas bodegas que se pueden visitar, y el cordero que se come aquí no tiene nada que ver con cualquier otro!  Estamos en el Norte.  Se come de muerte, y se bebe mejor!

Este verano de crisis es un muy buen momento para conocer nuestro país, y Burgos y su provincia es uno de los sitios más bonitos que hay en España y uno de los menos conocidos y publicitados.


Sonríe, es Burgos

domingo, 17 de junio de 2012

Agotada...

Sí, estoy agotada.  Entre el trabajo, las manualidades, los pedidos, los mercadillos, la eurocopa, los eventos sociales y otro tanto de cosas, estoy  haciendo bolillos con mi agenda.

Pero ¿porqué me meteré en tantos líos yo solita?

El caso es que me lo estoy pasando muy bien.  Acabo de publicar y programar en el blog de Manu-claje todo lo que hemos hecho entre Joaqui y yo estos últimos dos o tres meses, y cuando lo ves así todo seguido, son un montón de cosas.  Y todas diferentes, como a mi me gusta.

Las cápsulas de Nespresso tienen millones de posibilidades, las muñecas, los bolsos, los broches, los pendientes, los bordados, las fundas para pendientes, las fundas para e-books, y eso sin contar arreglar pantalones, sacar la ropa de verano y arreglarla, sacar fotos a todo lo que hacemos, inventar, preparar y montar stands para los mercadillos, visitar mercadillos, ...

Ayer pusimos un minimercadillo por la mañana en Olmos de Atapuerca.  Y no puede ser, porque casi compro más de lo que vendo... Es que todo me gusta.

Esta alfiler se la compré a Silvia:

 Me viene fenomenal para un par de vestidos verdes que tengo de verano.
 El perrito se lo compré a Nieves.  Me encanta la expresión que tiene...

Y por la tarde, como no nos habíamos cansado lo suficiente, nos fuimos a ver el mercadillo medieval de San Pedro de la Fuente.

Aquí voy a filosofar un poco, porque me parece tristísimo lo que está ocurriendo con esto de los mercadillos.  Está claro que los puestos de alimentación son de elaboración propia (o eso creo), pero los puestos de artesanía, no vi más de cinco o seis que hicieran sus propias cosas.  Todo lo demás era reventa.  De hecho, había puestos con exactamente las mismas cosas,  y encima a precios distintos.  ¿Eso es un mercado de artesanos?  ¿Tanto pedir carnets, afiliaciones, asociaciones y demás, para que luego vayan al Mercachinos, compren a granel y lo vendan como propio?

Me divertí, me gustó, me hubiera comprado medio mercadillo, porque en algunos casos tenían precios de risa, pero me ha parecido tristísimo que los artesanos hayan tenido que llegar al punto de ser unos meros intermediarios, no unos creadores.

Compramos este jarrón por 5 euros: 


El pobre hombre nos explicaba cómo lo hizo, qué tipo de material había usado, que tuvo que meterlo dos veces al horno a diferentes temperaturas, porque el interior está preparado para contener agua.  Y digo pobre hombre porque nos contaba que ya nadie aprecia la artesanía ni lo que hace.  Que ha tenido que ajustar tanto los precios, que además de cerámica también tenía bisutería.  No le pregunté, pero no tenía pinta de haberlo hecho él (me refiero a la bisutería).

Hemos llegado al punto en que nos quejamos de que aquí no hay trabajo, y luego nos vamos a comprar a los chinos, a los Zaras, Blancos y parecidos, que a fin de cuentas también son made in china o por ahí.  Queremos que otros nos paguen unos buenos sueldos, pero no estamos dispuestos a pagar nosotros ese sueldo que se merece un artesano, un diseñador, alguien que crea algo con sus manos.  No llegamos a ver que todo está conectado y que es cierto que nuestros dirigentes tienen mucha culpa de muchas cosas, pero empecemos por casa.

Empecemos a gastar menos en todo lo "made in china" y similares, y empecemos a comprar producto nacional, en la tienda de al lado, la del barrio, al artesano.  En lugar de comprar 5 vestidos, compremos uno, pero de algún diseñador de la tierra.  Que los hay, y muchos, y buenos, y no muy caros.  Sólo hay que darles la oportunidad.

La próxima vez que tengas que comprar un regalo, piensa en los artesanos.  En la página de Artesanum y en la de Etsy hay muchísima gente vendiendo las cosas que hace, y encima las puedes personalizar todo lo que quieras. 

Dejo de filosofar, que es muy tarde.

Que llegan las Fiestas de Sampedro y hay que prepararse para disfrutar!