martes, 30 de abril de 2019

Bolsa de la compra con tela de paraguas

Tenía que probar.  Lo sé, no me sé estar quieta.  Veo algo, y quiero intentarlo.


Hace algún tiempo nos dieron una bolsa de las que se recogen en una esquinita con una tela impermeable tipo paraguar.  Es de propaganda, pero mi marido la lleva siempre en su bolso.


Y lo que tiene organizar tus existencias es que de repente te encuentras con que has guardado diferentes telas de paraguas precisamente para hacer bolsitas.


Así que manos a la obra.  Y este es el resultado:



Paraguas negro, trocito de tela impermeable que no sé cómo ha llegado a mis manos en rosa.  Con alguna adaptación y cosiendo y descosiendo, por supuesto, conseguí mi primera muestra. 

Ahora me falta la cuerda y el chismito para cerrar la cuerda.  Creo que tenía alguno por casa...voy a tener que seguir sacando cajas de mis estanterías de manualidades y llevarlas al salón para ordenarlo todo...

Todo sea que al final mi marido me eche de casa junto con todo mi material...Jajajajaja.

lunes, 22 de abril de 2019

Mochilas especiales

Pues sí, estas dos mochilas son especiales para mí.  Son de dos camisetas que me quedaban pequeñas, pero siempre me gustaron muchísimo, así que llevaban ya unos años guardadas.


Ahora que estoy aprendiendo a hacer mochilas, decidí ponerme manos a la obra.


Empecé por la verde, y encontré una tela por casa alegre de rayas.  La usé tanto para la base como para el forro, y de verdad que ha quedado ideal.




Además, la cuerda que he usado es gruesa, así que aunque lleve algo de peso, no va a hacer daño.  Y también tiene un asa para poder colgarla de algún gancho.



Y aunque esta sea totalmente ideal, la siguiente es mi favorita de todos los tiempos.


 
Encontré una camisa que tenía para desmontar casi igual que la chaqueta de la chica, y la he usado para todos los complementos y el forro.  Me falta todavía la cuerda, a ver si encuentro algo.  Pero la mochila en sí es absolutamente perfecta.  Y muy cómoda.


Mi curva de aprendizaje va muy bien.

martes, 16 de abril de 2019

Mochilas en serie

Una vez que he aprendido a hacer mochilas, ya es cuestión de hacerlas en serie.  Tengo muchas telas preciosas de tapicería, sólo tengo que usarlas y a veces, combinarlas.


Comencé por esta combinación de telas absolutamente divinas.  Que por cierto, además voy a hacerme un cesto con esta combinación.
Por dentro lleva una tela impermeable muy bonita.  En realidad también se la hice para el almuerzo de mi marido, pero de momento, no hay quien le quite la de Desigual.


En esta ocasión podéis ver que doblé la tela exterior para pasar la cinta, y le hice un par de ojales para sacarla por los laterales.  Fue un experimento, quedó muy bien, pero no me ha gustado demasiado. 



Van otras tres seguidas, con telas que tenía por casa:
Estos Dálmatas son un amor.


Si os fijáis, tanto la de los trenes como la de los perritos tienen un asa para ser colgadas.  Vamos introduciendo poco a poco mejoras.








 






jueves, 11 de abril de 2019

Hotel O´Pazo en Vigo

Hace un par de fines de semana tuvimos que viajar a Vigo por una cuestión de trabajo, y ya allí, aprovechamos para quedarnos el fin de semana.


Justo pillamos en fin de semana de la Reconquista.  Y fue muy divertido.  Vale, lo único que vimos de Vigo fue el centro lleno de gente y la playa.  Y aprovechamos para andar mucho.


Nos alojamos en un Hotelito que se llama Hotel O´Pazo.  Debió de ser una especie de palacete, porque tiene ese aspecto.  Absolutamente precioso para pasar ahí un fin de semana.  En el enlace podéis ver fotos del exterior y de las habitaciones.  Es genial.  Eso sí, no nos olvidemos que es un hotel con una estrella.  No pidamos baños inmensos o desayunos continentales con de todo.

Fijaros en las mesillas de noche que teníamos en nuestra habitación, me parecieron muy originales:



Es un hotelito muy romántico, a unos 5 km del centro y otros tantos de la playa.  Eso nos dio cancha para bajar andando el viernes al centro, y el sábado a la playa.  Ya de la playa al centro fuimos en bus, que para no estar entrenados, era mucho recorrido.

Nos hizo un fin de semana precioso.  Incluso pudimos pasear por la playa con los pies en el agua.  A finales de Marzo! 


Fijaros cómo estaba el centro.  Lleno de gente, y a pesar de eso podías perfectamente acercarte a los stands.  Probamos el choripan, la empanada de choco (qué buena), la tarta de queso con arándanos, y menos mal que también había un stand con vasos de fruta.
 

Mirád que mesita tan romántica para desayunar en el hotelito. Al lado de la ventana.  Me encantaron esas sillas azules.









martes, 9 de abril de 2019

Dos mochilas personalizadas

Pues sí, entre pruebas y pruebas, diseñé dos mochilas totalmente personalizadas.  Una fue para mi madre, que quería una mochila grandecita para llevar al gimnasio o de viaje. 


Encontré una tela gruesa de tapicería que me pareció ideal, y la mezclé con la tela de unos vaqueros.  En esta ocasión puse las cinchas anchas, para que no hagan daño, y una solapa, para tapar.


Desde luego, ahí cabe todo lo que tiene que llevar al gimnasio.


La otra, la hice para mi marido, con un trozo de su pantalón favorito de Desigual.  Mi marido usa mochila a diario para llevar el almuerzo al trabajo, y me había pedido una mochila. 




Guardé ese trozo del pantalón, porque me pareció muy colorido, y acabé haciéndole una mochila personalizada, con cremallera y cinchas anchas, para que fuera cómodo.


Está encantado con su mochila.  La usa a diario y presume mucho con ella.

lunes, 8 de abril de 2019

Bodegas Buezo

No soy muy fan de salir a comer o cenar fuera.  Sobre todo si es en restaurantes, donde siempre hay que esperar mucho.


Pero este fin de semana nos habían invitado a ver una bodega, y decidimos quedarnos a comer allí.  Ya que estábamos...


Vaya sorpresa.  En general.  Sólo está a 32 km de Burgos, poco más de media hora de coche.  En un paraje precioso, rodeada de viñedos.  Queda en una colina, y desde el parking, donde están también las entradas a la bodega y al restaurante, hay unas vistas espectaculares.


Verónica nos hizo un tour por la bodega de lo  más interesante.  Sobre todo porque nos explicó que ellos prácticamente sólo usan la gravedad para todo el proceso de los vinos, y también porque solamente hacen reserva, y sólo con las uvas de su viñedo.  Son denominación de Arlanza.  Estuvo genial.


Y la comida, absolutamente espectacular.  Tienen su propio invernadero, y como es temporada de puerros y ajetes, parte del menu degustación fueron puerros encurtidos, anchoas de cantábrico y vinagreta mediterránea (buenísimo) y uno de los segundos era merluza de pincho y salteado de ajetes frescos.  Por supuesto que había más cosas, vino incluido.  Me encantó el Buezo Tempranillo.






Esa es su página de internet.  Creo que voy a dejar que disfrutéis en su propia página de las fotos.  Sólo os he puesto un poquito de la vista que teníamos desde nuestra mesa.  Es una gran cristalera, que te deja ver todo el valle alrededor.  Realmente impresionante.

Un sitio que merece la pena visitar y degustar.  Por cierto, organizan bodas también.  

viernes, 5 de abril de 2019

Bolsitas

Recordáis que os comenté que quería deshacerme de todos los trozos y trocitos de telas variadas no usables para patchwork que tenía por casa?


Pues me puse a hacer bolsitas.  De todos los tamaños y formas.  Fue otra bonita curva de aprendizaje.  Llegué a aprender cómo se hacían estos neceseritos cuadrados.




Lo sé.  Para quien ya sabe, son muy sencillos.  Y es verdad, una vez que aprendes a hacerlos.  Como en casi todo, al final decidí hacerlos a mi manera.  Los patrones que hay por la red no me servían.  Cada esquina me salía diferente, aquello no había forma de igualarlo.  Pero encontré una forma de hacer que queden perfectas.  Hoy no tengo fotos, pero otro día os enseño qué método uso ahora en bolsos, bolsitas y mochilas para hacer esas esquinas y que queden perfectas.




Este es un juego que le hice a mi hermana.  Con telas plastificadas.  Ella quería unas bolsitas para llevar su almuerzo y que le cupieran en el bolso, así que le hice varios modelos, de todo lo que había aprendido de hacer bolsitas.  Quedó un juego muy chulo.

Que cuántas bolsitas he hecho?  Ni idea.  No las he contado, pero imaginás que ya he regalado muchas y mirád cuántas me quedan todavía:


Habré hecho unas 100 por lo menos?  Otro día os enseño algunos modelos más.


Bolsa de la compra con tela de paraguas

Tenía que probar.  Lo sé, no me sé estar quieta.  Veo algo, y quiero intentarlo. Hace algún tiempo nos dieron una bolsa de las que se rec...