miércoles, 11 de septiembre de 2019

Colcha Country

 Acabé!  Por fin terminé de acolcharla.  Parecía que no acabaría nunca, mide 210 x 350 o algo así.  Qué largo se me ha hecho, y eso que el dibujo del acolchado es simple, ondas aleatorias a lo largo de las líneas de tela.
 

Todavía tengo que repasar los dos extremos, porque en algunos sitios no me llegaba la máquina con el bastidor, pero estoy supercontenta con el resultado.


Los colores son sufridos, y tienen muchos recuerdos, porque son telas de blusas y camisas.



En estas dos fotos se ve la parte trasera, donde se aprecia mejor el acolchado.  Creo que una vez lavada encogerá algo, y enconces tomará algo de las formas de las ondas. Estas colchas cuanto más lavadas y usadas más agradables y bonitas son.

Ahora tengo que decidir qué tamaño dejo para la colcha, y si hago fundas para cojines con el resto.  No tengo claro dónde la voy a colocar.  Quizás en el sofa cama que hemos puesto en una de las habitaciones en Asturias quedará bien, con la piedra de la pared de fondo y un par de cojines grandes.  Puedo usarla de funda cuando esté recogido, y de colcha cuando esté en formato cama.

No sé, tengo que pensarlo...

lunes, 9 de septiembre de 2019

Playa y vuelta ciclista

Nos ha hecho un fin de semana precioso.  Y hemos hecho muchísimas cosas.


Estuvimos viendo cómo recogían las algas, estaba el agua totalmente llena de algas.  Siempre he tenido curiosidad por saber cómo recogen las algas, qué tipo de aparatos usan.  Pues es un tractor normal y corriente con esas garras. por un lado tiene las garras más largas, para recoger las algas y echarlas en el remolque, y por el otro lado tiene las garras más cortas, que es para arrastrar las algas y hacer montones.  Incluso se metieron con el tractor dentro del agua.  Todo un proceso.


 

 

 
Claro que estaba todo el agua y la playa absolutamente llena de algas.  Y fría, muy fría.  Aún así nos metimos, atravesando un mar de algas.


Mientras estábamos en la playa pasaron montones de coches y camiones con gente de fiesta, y descubrimos que pasaba justo por allí la vuelta ciclista a España.  Así que decidimos quedarnos en la carretera a verlos.  Siempre es un espectáculo, entre todos los coches, guardia civil, y demás parafrenalia que llevan.  La verdad es que a los ciclistas les ves en menos de medio minuto.  Pero estuvo chulo.

 
Después de comer aun tuvimos animos para una caminata, descrubriendo nuevos caminos.  Algunos más transitables que otros, pero divertido, porque hay unas casitas preciosas allá donde vayas.  Todas arregladas, con jardines preciosos y alguna con piscina.

Cuando haga peor y vayamos totalmente tapados, hay un sendero que me gustaría probar.  Pero viendo cómo está, mejor ir totalmente tapado y con algo para cortar ramas, por si acaso.




Luego ya por la tarde/noche nos fuimos a Nueva, que celebraban la Virgen Blanca.  El fin de semana que viene toca el Cristo.  Son dos capillas suyas fiestas siempre compiten.  Tuvimos la ocasión de comer unos bollos preñaos realmente buenos.  De los de antes, con el chorizo entero hecho directamente dentro del pan.  Incluso estaban aún calientes.  Hacía muchísimo que no los comía tan buenos.

 
 Sí que el Domingo solamente tuvimos energías para ir a dar una vuelta al mercadillo de Cangas y comer un cachopo por allí.  Bien bueno, por cierto.

jueves, 5 de septiembre de 2019

Un paseo por Fuentes Blancas

Hay que andar.  Y mucho.  Así que el miércoles nos fuimos a pasear a Fuentes Blancas.  Hácía un día precioso.  ¿Recordáis todos los patitos que había la última vez?  Hablaba de ellos en esta entrada.  Pues se han hecho mayores, y el río estaba llenito de patitos disfrutando del sol y del agua.


Nos sentamos en el camping a tomar algo, y en la mesa de al lado alguien dejó un plato con pan.  No sé si lo veis bien, pero hay un pajarito en el plato.  Está aterrizando, y estuvo un buen rato picoteando el pan.  Luego vino un compañero, y cada vez que alguien pasaba cerca se marchaban y volvían.  No se iban muy lejos.  Estuvimos un rato entretenidos viéndolos.  ¡Qué pillos!

 

 Al final fue una ruta larguita para mis estándares, aunque me olvidé de volver a conectar el Wikiloc y parte del recorrido es una línea recta.   Hay que aprovechar los pocos días de sol que nos quedan antes del otoño.


domingo, 1 de septiembre de 2019

Una nueva colcha

He decidido empezar una nueva colcha.  En Asturias.  Así tengo allí un proyecto que me haga ilusión, porque hay muchos días de lluvia en los que hay que hacer vida interior, y esta es una buena forma de pasarlos.
Además, ahora que el salón vuelve a estar en su sitio, me he puesto una mesa bajo una ventana y así puedo ver el mar mientras voy cosiendo.
 

Hace tiempo alguien me regaló muchos retales de restos de ropa de trabajo, y las tengo en un baúl en la casa de Asturias.  Revisándolas me di cuenta de que tenía muchas de una tela de cuadros que iba muy bien a juego de otra con verde manzana, una combinación muy alegre, y decídí hacer ninepatches:


Pero con el centro en azul.  Porque si luego el resultado se vuelve a recortar, queda un bloque muy bonito y alegre.  Este es mi bloque de prueba, todavía sin planchar.
Ahora ya lo tengo todo cosido de tres en tres y planchado.  Queda mucho por delante, y no sé si haré una sola colcha, o varias colchitas de bebés.  Es que tiene unos colores muy alegres, ideales para niños.  Cuando tenga todos los bloques lo pensaré. 
 

jueves, 29 de agosto de 2019

Descubriendo caminos

Literalmente.  Un buen paseo por caminos conocidos y otros no.  Descubriendo la naturaleza.  Hacía un día precioso para andar.
Nos encontramos un gatito presumido en medio de un prao.
Y por supuesto, hubo que parar a recomponer fuerzas.  Que no sólo de andar se vive.  En el Camping de Garaña sirven este maravilloso desayuno. 
Y a seguir andando y descubriendo.  Este es el río Guadamía, el que va a esa playa larga, larguísima que cuando está llena parece una piscina.  Si algún día visitáis la zona, no os la perdáis. 
Pría, La Pesa, Garaña, Llames, Cuerres y vuelta a Belmonte.  Sube y baja y baja y sube, porque todo son colinas.  Y los paisajes espectaculares.  Andar se te hace corto.  La misma distancia en llano en Burgos se me hace eterna.   
Mirád Darita, qué cara tan bonita tiene con sus más de 18 años.  Es toda una señorita, elegante y calmada.
Esta es Mili.  Jovencita, bisoja y muy divertida.  Se está haciendo un selfie con posturitas, jajaja. 
Son nuestras dos gatitas guerreras.  Sobre todo cuando se quedan solitas cuidando la casa algún día.  A la vuelta todo son maus y miaus. 

 

martes, 27 de agosto de 2019

Trenecitos

Muy cerquita de nuestra casa, en la falda de la montaña, pasa la FEVE.  Ferrocarril de vía estrecha.  Todavía existe, y todavía funciona.  Me encanta verlo.  Aunque ahora es mucho más moderno, sigue haciendo el mismo ruido de siempre.  Ese traqueteo me trae muchos recuerdos. Como cuando poníamos monedas en la vía para que las aplastara.
¡Qué inconscientes!
No todos salimos ilesos.  Siempre había algún atropello.  Porque usábamos las vías para ir de unos pueblos a otros.  Era el camino más corto.  Siempre oias venir el tren a lo lejos, había tiempo para apartarse.  Pero gente mayor, personas discapacitadas o animales solos no lo tenían tan fácil.

Y no, no nos molesta.  Por alguna causa nuestra mente es muy selectiva.  Una vez te acostumbras a un sonido concreto, dejas de oirlo, porque para ti ya no tiene importancia.  A menos que lo estés esperando por alguna causa.  Entonces vuelves a escucharlo.  A veces el funcionamiento de nuestra mente es alucinante.
Esta mochila está hecha con restos de unas telas que mi madre usó para hacer aplicaciones.  A mí me parece preciosa.  Creo que me queda suficiente para hacer alguna más.

domingo, 25 de agosto de 2019

Más mochilas


Nada más hermoso que el fondo de los picos de Europa para que estas dos mochilas tan románticas luzcan en todo su esplendor.


Son de restos de cojines que he hecho.  Por eso cada mochila tiene un tamaño, depende del trozo que tuviera disponible. 

viernes, 23 de agosto de 2019

Blanco y negro

Estoy empezando a pensar que todos vemos solamente en blanco y negro.  O es blanco, o es negro.  O eres facha, o eres comunista.  O estás conmigo o contra mí.  ¿Hemos olvidado que el mundo es un lugar de muchos colores y muchos tonos de grises?


Todo esto viene por el tema del Open Arms.  Veo muchas posturas extremas.  España (o el Gobierno o los poderes fácticos o nombres propios, da igual)  es despiadada porque no ayuda.  España (o quien corresponda) no hace más que gastar en inmigrantes y qué pasa con la seguridad social, educación, carreteras o lo que sea.


O defiendes una postura o defiendes la otra.  No se aceptan otras posturas.  O a favor de aceptar a todos los refugiados, inmigrantes y demás y darles de todo, o a favor de no aceptarlos y dejarlos que se ahoguen en el mar.


Digo yo, no hay posturas intermedias?  No sé, son seres humanos, no se les puede dejar morir en el agua porque huyan de una guerra o de situaciones igualmente extremas.  Tampoco puede ser acogerlos en España y darles de todo, pisos, seguridad social, educación etc, sin que hayan aportado nada para conseguirlo.  Nuestro sistema social se basa precisamente en que todo el mundo debe aportar en su medida para que todos consigamos ciertos servicios.  Si hay más receptores que gente que aporta, el sistema no funciona.


¿Porqué no buscar soluciones intermedias?  Quizás acoger, darles formación para que se puedan integrar en nuestra sociedad como personas que aportan, en lugar de encerrarlos en guetos?  Enseñarles a ser autosuficientes en nuestro país, en lugar de ponerles abogados que les buscan todas las triquiñuelas para conseguir cosas sin necesidad de aportar?


España es un gran país, donde todo el mundo puede encontrar su lugar.  Creo que somos mucho menos racistas de lo que pensamos.  Veo muchos extranjeros perfectamente adaptados a nuestro vecindario, que trabajan como cualquier otro, toman cáfé en las terrazas y pasean con sus familias en los parques.  Y a todo el mundo le parece normal.  Porque es normal.


Cuando no nos gusta?  Cuando hay guetos, cuando ves gente que viene a aprovecharse de nuestro sistema de seguridad social sin trabajar aquí o trabajando lo justo para cumplir y conseguir las ventajas.  Ahí es cuando se enciende nuestra vena radical y ya empezamos a globalizar.  "Todos los inmigrantes son..."

Pero luego preguntas, "oye, y Hassan, tu vecino?"  "Ah, no, ese es diferente.  Ese trabaja y es muy formal."  Así que no, no somos racistas. Y tampoco debemos generalizar para adoptar una postura radical.  Creo que deberíamos más bien buscar entre todos soluciones adecuadas para integrar a todas las personas que quieran vivir entre nosotros.

Vamos a algo más divertido.  Tengo más mochilas hechas.  Esta con tela tipo tribal es preciosa, tiene unos colores intensos que la hacen perfecta para verano.
Esta en rojos y verdes parece más sosa que las demás, pero resulta que es la más práctica.  Pega con casi todo, y tiene un tamaño ideal.  Es la que más uso.
 
Aún me quedan unas cuantas por enseñar, y aún más por hacer.  Ya les he pillado el truco, ya sé que son muy prácticas para salir a andar y me sacan de muchos apuros.  Y he comprado nuevas telas chulísimas.
Así que este otoño habrá nueva hornada.

jueves, 22 de agosto de 2019

Acolchando

Siempre hay más energía a la vuelta de vacaciones, y hay que aprovecharla.  He empezado a acolchar de nuevo esta colcha.  Que por cierto me ha salido inmensa, also así como 260 por 300.  Quiero sacar una colcha para cama de matrimonio y los dos cojines a juego.


Cada mañana un ratito y sí que se avanza.  Ya debo llevar más de la mitad.  El caso es que se rompen muchísimas agujas, y tengo que averiguar qué es lo que estoy haciendo mal.  Intento ir muy despacio, pero aún así, llevo ya gastadas 8 o 9 agujas.  Y eso que uso del 80, porque las de 70 apenas puestas se rompen.

Con un poco de suerte, antes de que acabe Agosto la tengo acolchada entera.

martes, 20 de agosto de 2019

Reforma de salón

Las vacaciones no sólo son para descansar, también para hacer obras.  Este año le ha tocado hacer un lavado de cara al salón de la casa de Asturias.

Comenzamos en semana santa y nos ha costado cuatro meses acabarlo todo. 
Primero hubo que quitar el plástico que recubría las paredes, quitar la masa que recubría las piedras y arreglar la piedra en dos de las paredes.  La separación con la casa de al lado tenía dos paredes.  Decidimos quitar la interior y poner un pladur aislante, que ocupa menos y es más higiénico.
Enlucimos el techo, cambiamos el parquet, pintamos en blanco con todas las capas de protectores y pinturas que toca, cambiamos la lámpara y hemos encontrado un precioso sofá justo a medida.  Cubre todo el salón, que es lo que necesitamos aquí.
Os dejo unas cuantas fotos para que veais el resultado final:














Ha habido de todo.  Discusiones, depresiones, malas caras, cansancio, hartura y más.  Pero al final, viendo el resultado, lo bonito y luminoso que ha quedado, lo cómodo que es ahora, que ya no se huele la humedad que se había instalado en las paredes, y que no se caen a trozos, todo queda en el olvido.
Ha merecido la pena.


miércoles, 11 de septiembre de 2019

Colcha Country

 Acabé!  Por fin terminé de acolcharla.  Parecía que no acabaría nunca, mide 210 x 350 o algo así.  Qué largo se me ha hecho, y eso que el dibujo del acolchado es simple, ondas aleatorias a lo largo de las líneas de tela.
 

Todavía tengo que repasar los dos extremos, porque en algunos sitios no me llegaba la máquina con el bastidor, pero estoy supercontenta con el resultado.


Los colores son sufridos, y tienen muchos recuerdos, porque son telas de blusas y camisas.



En estas dos fotos se ve la parte trasera, donde se aprecia mejor el acolchado.  Creo que una vez lavada encogerá algo, y enconces tomará algo de las formas de las ondas. Estas colchas cuanto más lavadas y usadas más agradables y bonitas son.

Ahora tengo que decidir qué tamaño dejo para la colcha, y si hago fundas para cojines con el resto.  No tengo claro dónde la voy a colocar.  Quizás en el sofa cama que hemos puesto en una de las habitaciones en Asturias quedará bien, con la piedra de la pared de fondo y un par de cojines grandes.  Puedo usarla de funda cuando esté recogido, y de colcha cuando esté en formato cama.

No sé, tengo que pensarlo...

lunes, 9 de septiembre de 2019

Playa y vuelta ciclista

Nos ha hecho un fin de semana precioso.  Y hemos hecho muchísimas cosas.


Estuvimos viendo cómo recogían las algas, estaba el agua totalmente llena de algas.  Siempre he tenido curiosidad por saber cómo recogen las algas, qué tipo de aparatos usan.  Pues es un tractor normal y corriente con esas garras. por un lado tiene las garras más largas, para recoger las algas y echarlas en el remolque, y por el otro lado tiene las garras más cortas, que es para arrastrar las algas y hacer montones.  Incluso se metieron con el tractor dentro del agua.  Todo un proceso.


 

 

 
Claro que estaba todo el agua y la playa absolutamente llena de algas.  Y fría, muy fría.  Aún así nos metimos, atravesando un mar de algas.


Mientras estábamos en la playa pasaron montones de coches y camiones con gente de fiesta, y descubrimos que pasaba justo por allí la vuelta ciclista a España.  Así que decidimos quedarnos en la carretera a verlos.  Siempre es un espectáculo, entre todos los coches, guardia civil, y demás parafrenalia que llevan.  La verdad es que a los ciclistas les ves en menos de medio minuto.  Pero estuvo chulo.

 
Después de comer aun tuvimos animos para una caminata, descrubriendo nuevos caminos.  Algunos más transitables que otros, pero divertido, porque hay unas casitas preciosas allá donde vayas.  Todas arregladas, con jardines preciosos y alguna con piscina.

Cuando haga peor y vayamos totalmente tapados, hay un sendero que me gustaría probar.  Pero viendo cómo está, mejor ir totalmente tapado y con algo para cortar ramas, por si acaso.




Luego ya por la tarde/noche nos fuimos a Nueva, que celebraban la Virgen Blanca.  El fin de semana que viene toca el Cristo.  Son dos capillas suyas fiestas siempre compiten.  Tuvimos la ocasión de comer unos bollos preñaos realmente buenos.  De los de antes, con el chorizo entero hecho directamente dentro del pan.  Incluso estaban aún calientes.  Hacía muchísimo que no los comía tan buenos.

 
 Sí que el Domingo solamente tuvimos energías para ir a dar una vuelta al mercadillo de Cangas y comer un cachopo por allí.  Bien bueno, por cierto.

jueves, 5 de septiembre de 2019

Un paseo por Fuentes Blancas

Hay que andar.  Y mucho.  Así que el miércoles nos fuimos a pasear a Fuentes Blancas.  Hácía un día precioso.  ¿Recordáis todos los patitos que había la última vez?  Hablaba de ellos en esta entrada.  Pues se han hecho mayores, y el río estaba llenito de patitos disfrutando del sol y del agua.


Nos sentamos en el camping a tomar algo, y en la mesa de al lado alguien dejó un plato con pan.  No sé si lo veis bien, pero hay un pajarito en el plato.  Está aterrizando, y estuvo un buen rato picoteando el pan.  Luego vino un compañero, y cada vez que alguien pasaba cerca se marchaban y volvían.  No se iban muy lejos.  Estuvimos un rato entretenidos viéndolos.  ¡Qué pillos!

 

 Al final fue una ruta larguita para mis estándares, aunque me olvidé de volver a conectar el Wikiloc y parte del recorrido es una línea recta.   Hay que aprovechar los pocos días de sol que nos quedan antes del otoño.


domingo, 1 de septiembre de 2019

Una nueva colcha

He decidido empezar una nueva colcha.  En Asturias.  Así tengo allí un proyecto que me haga ilusión, porque hay muchos días de lluvia en los que hay que hacer vida interior, y esta es una buena forma de pasarlos.
Además, ahora que el salón vuelve a estar en su sitio, me he puesto una mesa bajo una ventana y así puedo ver el mar mientras voy cosiendo.
 

Hace tiempo alguien me regaló muchos retales de restos de ropa de trabajo, y las tengo en un baúl en la casa de Asturias.  Revisándolas me di cuenta de que tenía muchas de una tela de cuadros que iba muy bien a juego de otra con verde manzana, una combinación muy alegre, y decídí hacer ninepatches:


Pero con el centro en azul.  Porque si luego el resultado se vuelve a recortar, queda un bloque muy bonito y alegre.  Este es mi bloque de prueba, todavía sin planchar.
Ahora ya lo tengo todo cosido de tres en tres y planchado.  Queda mucho por delante, y no sé si haré una sola colcha, o varias colchitas de bebés.  Es que tiene unos colores muy alegres, ideales para niños.  Cuando tenga todos los bloques lo pensaré. 
 

jueves, 29 de agosto de 2019

Descubriendo caminos

Literalmente.  Un buen paseo por caminos conocidos y otros no.  Descubriendo la naturaleza.  Hacía un día precioso para andar.
Nos encontramos un gatito presumido en medio de un prao.
Y por supuesto, hubo que parar a recomponer fuerzas.  Que no sólo de andar se vive.  En el Camping de Garaña sirven este maravilloso desayuno. 
Y a seguir andando y descubriendo.  Este es el río Guadamía, el que va a esa playa larga, larguísima que cuando está llena parece una piscina.  Si algún día visitáis la zona, no os la perdáis. 
Pría, La Pesa, Garaña, Llames, Cuerres y vuelta a Belmonte.  Sube y baja y baja y sube, porque todo son colinas.  Y los paisajes espectaculares.  Andar se te hace corto.  La misma distancia en llano en Burgos se me hace eterna.   
Mirád Darita, qué cara tan bonita tiene con sus más de 18 años.  Es toda una señorita, elegante y calmada.
Esta es Mili.  Jovencita, bisoja y muy divertida.  Se está haciendo un selfie con posturitas, jajaja. 
Son nuestras dos gatitas guerreras.  Sobre todo cuando se quedan solitas cuidando la casa algún día.  A la vuelta todo son maus y miaus. 

 

martes, 27 de agosto de 2019

Trenecitos

Muy cerquita de nuestra casa, en la falda de la montaña, pasa la FEVE.  Ferrocarril de vía estrecha.  Todavía existe, y todavía funciona.  Me encanta verlo.  Aunque ahora es mucho más moderno, sigue haciendo el mismo ruido de siempre.  Ese traqueteo me trae muchos recuerdos. Como cuando poníamos monedas en la vía para que las aplastara.
¡Qué inconscientes!
No todos salimos ilesos.  Siempre había algún atropello.  Porque usábamos las vías para ir de unos pueblos a otros.  Era el camino más corto.  Siempre oias venir el tren a lo lejos, había tiempo para apartarse.  Pero gente mayor, personas discapacitadas o animales solos no lo tenían tan fácil.

Y no, no nos molesta.  Por alguna causa nuestra mente es muy selectiva.  Una vez te acostumbras a un sonido concreto, dejas de oirlo, porque para ti ya no tiene importancia.  A menos que lo estés esperando por alguna causa.  Entonces vuelves a escucharlo.  A veces el funcionamiento de nuestra mente es alucinante.
Esta mochila está hecha con restos de unas telas que mi madre usó para hacer aplicaciones.  A mí me parece preciosa.  Creo que me queda suficiente para hacer alguna más.

domingo, 25 de agosto de 2019

Más mochilas


Nada más hermoso que el fondo de los picos de Europa para que estas dos mochilas tan románticas luzcan en todo su esplendor.


Son de restos de cojines que he hecho.  Por eso cada mochila tiene un tamaño, depende del trozo que tuviera disponible. 

viernes, 23 de agosto de 2019

Blanco y negro

Estoy empezando a pensar que todos vemos solamente en blanco y negro.  O es blanco, o es negro.  O eres facha, o eres comunista.  O estás conmigo o contra mí.  ¿Hemos olvidado que el mundo es un lugar de muchos colores y muchos tonos de grises?


Todo esto viene por el tema del Open Arms.  Veo muchas posturas extremas.  España (o el Gobierno o los poderes fácticos o nombres propios, da igual)  es despiadada porque no ayuda.  España (o quien corresponda) no hace más que gastar en inmigrantes y qué pasa con la seguridad social, educación, carreteras o lo que sea.


O defiendes una postura o defiendes la otra.  No se aceptan otras posturas.  O a favor de aceptar a todos los refugiados, inmigrantes y demás y darles de todo, o a favor de no aceptarlos y dejarlos que se ahoguen en el mar.


Digo yo, no hay posturas intermedias?  No sé, son seres humanos, no se les puede dejar morir en el agua porque huyan de una guerra o de situaciones igualmente extremas.  Tampoco puede ser acogerlos en España y darles de todo, pisos, seguridad social, educación etc, sin que hayan aportado nada para conseguirlo.  Nuestro sistema social se basa precisamente en que todo el mundo debe aportar en su medida para que todos consigamos ciertos servicios.  Si hay más receptores que gente que aporta, el sistema no funciona.


¿Porqué no buscar soluciones intermedias?  Quizás acoger, darles formación para que se puedan integrar en nuestra sociedad como personas que aportan, en lugar de encerrarlos en guetos?  Enseñarles a ser autosuficientes en nuestro país, en lugar de ponerles abogados que les buscan todas las triquiñuelas para conseguir cosas sin necesidad de aportar?


España es un gran país, donde todo el mundo puede encontrar su lugar.  Creo que somos mucho menos racistas de lo que pensamos.  Veo muchos extranjeros perfectamente adaptados a nuestro vecindario, que trabajan como cualquier otro, toman cáfé en las terrazas y pasean con sus familias en los parques.  Y a todo el mundo le parece normal.  Porque es normal.


Cuando no nos gusta?  Cuando hay guetos, cuando ves gente que viene a aprovecharse de nuestro sistema de seguridad social sin trabajar aquí o trabajando lo justo para cumplir y conseguir las ventajas.  Ahí es cuando se enciende nuestra vena radical y ya empezamos a globalizar.  "Todos los inmigrantes son..."

Pero luego preguntas, "oye, y Hassan, tu vecino?"  "Ah, no, ese es diferente.  Ese trabaja y es muy formal."  Así que no, no somos racistas. Y tampoco debemos generalizar para adoptar una postura radical.  Creo que deberíamos más bien buscar entre todos soluciones adecuadas para integrar a todas las personas que quieran vivir entre nosotros.

Vamos a algo más divertido.  Tengo más mochilas hechas.  Esta con tela tipo tribal es preciosa, tiene unos colores intensos que la hacen perfecta para verano.
Esta en rojos y verdes parece más sosa que las demás, pero resulta que es la más práctica.  Pega con casi todo, y tiene un tamaño ideal.  Es la que más uso.
 
Aún me quedan unas cuantas por enseñar, y aún más por hacer.  Ya les he pillado el truco, ya sé que son muy prácticas para salir a andar y me sacan de muchos apuros.  Y he comprado nuevas telas chulísimas.
Así que este otoño habrá nueva hornada.

jueves, 22 de agosto de 2019

Acolchando

Siempre hay más energía a la vuelta de vacaciones, y hay que aprovecharla.  He empezado a acolchar de nuevo esta colcha.  Que por cierto me ha salido inmensa, also así como 260 por 300.  Quiero sacar una colcha para cama de matrimonio y los dos cojines a juego.


Cada mañana un ratito y sí que se avanza.  Ya debo llevar más de la mitad.  El caso es que se rompen muchísimas agujas, y tengo que averiguar qué es lo que estoy haciendo mal.  Intento ir muy despacio, pero aún así, llevo ya gastadas 8 o 9 agujas.  Y eso que uso del 80, porque las de 70 apenas puestas se rompen.

Con un poco de suerte, antes de que acabe Agosto la tengo acolchada entera.

martes, 20 de agosto de 2019

Reforma de salón

Las vacaciones no sólo son para descansar, también para hacer obras.  Este año le ha tocado hacer un lavado de cara al salón de la casa de Asturias.

Comenzamos en semana santa y nos ha costado cuatro meses acabarlo todo. 
Primero hubo que quitar el plástico que recubría las paredes, quitar la masa que recubría las piedras y arreglar la piedra en dos de las paredes.  La separación con la casa de al lado tenía dos paredes.  Decidimos quitar la interior y poner un pladur aislante, que ocupa menos y es más higiénico.
Enlucimos el techo, cambiamos el parquet, pintamos en blanco con todas las capas de protectores y pinturas que toca, cambiamos la lámpara y hemos encontrado un precioso sofá justo a medida.  Cubre todo el salón, que es lo que necesitamos aquí.
Os dejo unas cuantas fotos para que veais el resultado final:














Ha habido de todo.  Discusiones, depresiones, malas caras, cansancio, hartura y más.  Pero al final, viendo el resultado, lo bonito y luminoso que ha quedado, lo cómodo que es ahora, que ya no se huele la humedad que se había instalado en las paredes, y que no se caen a trozos, todo queda en el olvido.
Ha merecido la pena.