martes, 26 de junio de 2018

Bandeja pansies con mariposas




Sigo aquí, pero muy liada. 

Por fin nos han acabado la obra de la casa de Madrigalejo.  No significa que la casa esté terminada, solo que han acabado la parte que contratamos.  Así que ahora estamos nosotros terminando la parte de abajo.

La verdad es que apenas queda poco más que pintar abajo, pero el problema es que durante años habíamos convertido la casa en un almacén, y la parte de abajo estaba impracticable.  De hecho, estos ultimos dos meses nuestra mayor mision ha sido vaciar, tirar y recoger.  Decidir qué nos quedamos, qué merece la pena reciclar y qué no merece la pena. 

De momento, tenemos el salon vacío de trastos y amueblado.  Ibamos a pintar con un tono gris precioso, pero - mal de males - de repente nos ha salido una humedad, y sospechamos que es del baño.  Así que hemos montado los muebles - hemos traido unos muebles que tenían mis padres, de los años 80 o algo así que me entantan - pero no están definitivos, porque habrá que moverlos en cuanto tengamos el motive de las humedades.

Y qué puñetera es el agua.  La semana pasada vaciamos nuestra habitación.  El baño queda entre la habitación y el salon.  Hemos detectado algo de humedad en la habitación.  Pero peor lo tienen nuestros vecinos.  Resulta que debe de llevar tiempo saliendo agua desde algún sitio, y a ellos tienen dos habitaciones con moho de arriba hasta abajo.  ¡Menudo desastre!  A ver si hoy viene el fontanero, porque tendremos que picar el baño para ver qué falla, de dónde sale el agua.

También queremos empezar a pintar esta tarde la habitación.  En su día la pintamos de rojo y quedó preciosa, pero ahora la quiero blanca, totalmente blanca.  Incluso me estoy planteando cambiar la ventana y hacerla más grande.

Resulta que la ventana da al patio interior.  Era la que había prevista para el baño, pero luego el baño lo cambiamos de sitio y dejamos la ventana.  Pero he visto que a partir de las cinco o así entra sol por esa ventana, así que me gustaría tener un ventanal.  Tengo que preguntar qué opciones hay, porque no creo que sea complicado.



Además de las obras, he hecho experimentos con la pintura a la tiza, un precioso loro con la aguja mágica, y estoy incluso terminando otra menina, estoy terminando una colcha para una bebita y finalmente acabé el top que estaba haciendo en Asturias de colores lisos.  Pero todo esto os lo contaré en próximos correos, con detalle y todo.


Las fotos que adornan este artículo son unas bandejas hechas con servilletas, muy románticas.  Ya no me queda ni una en casa, gustaron mucho.

No hay comentarios:

Bolsos de piel de pelo

Lo que se puede hacer con una viejísima cazadora.  Tenía calvas por muchos sitios, pero todavía había zonas muy aprovechables, así que ...