viernes, 5 de enero de 2018

Cartera de rayas

¡Feliz año a todos! 

Comenzamos el año con lluvias. Qué falta nos hacen.  Claro que podía haber esperado un poquito, que esta mañana me he ido a la pelu y cuando salgo está lloviendo a mares.  Menos mal que me han prestado un paraguas para volver a casa.

El mes de Diciembre fue un poco complicado.  He estado haciendo muchísimas cosas, y por tandas.  Una tanda de carteritas y bolsos, una tanda de bandejas, terminado alguna colcha, incluso he arreglado todas esas pequeñas cosas que suelo dejar pasar, botones, cerrar camisas, arreglar forros, subir pantalones.  Qué poco me cuesta sacar la máquina para hacer mil cosas, y cuánto para coser botones y arreglar forros.

Tenía unas cuantas boquillas diferentes a las habituales, y les hice un patrón.  Este fue mi primer intento, con un trocito de tela de colores muy alegres.


Para el interior, encontré que tenía una tela ya acolchada muy bonita y suave, que aproveché. 


Me ha gustado mucho esta boquilla, porque se abre mucho, y se ve bien lo que hay dentro.  La uso mucho para salir, entran las tarjetas, los pañuelos, y el dinero.  Y me cabe en los bolsillos de los abrigos.


Estuve leyendo sobre qué nos lleva a proponernos propósitos nuevos en momentos determinados, como un cambio de año, un cumpleaños o la vuelta de vacaciones. Y al final del artículo recomendaban aprovechar la ocasión.  Puede que muchos de los propósitos no se cumplan, pero hay otros muchos que sí.  También decía que hay más probabilidades de cumplirlos si se hacen públicos, parece que nos hace adquirir un compromiso más serio.

Así que estoy pensando en los míos para este año.  Sólo hay uno que tengo claro, y es que quiero seguir manteniendo mi blog y mis manualidades.  Me aporta tranquilidad y bienestar.

Desde luego seguir creciendo en mi carrera profesional, eso se lleva la mayor parte de mi tiempo, por no decir que casi todo.  Pero me encanta.

Terminar y dejar habitable la casa del pueblo.  Desde septiembre hay una empresa avanzándola.  La van a dejar casi terminada, pero quedarán algunas cosillas que van a depender de nosotros, como arreglar una pared, quitar unas paredes de la biblioteca y la mesa de obra, y sobre todo, poner una cocina completa.  Pintar todo, claro.  No es mucho, pero me gustaría tener la casa habitable este verano.

Otra cosa que ya he comenzado desde hace unos pocos meses, es vaciar mi casa.  Empecé por el armario ropero y he seguido con mi habitación de manualidades.  El problema de saber hacer muchas manualidades, es que llenas la casa con "por si acaso", "esto lo puedo usar para..." y similares.  Pero al final, el tiempo es limitado, y no puedo hacerlo todo.  Así que estoy reduciendo todo tipo de materiales que no voy a usar de forma inmediata o a la que no le veo uso ahora.  Y están saliendo muchas cosas.

Ya tengo unos cuántos propósitos.  Lo de adelgazar y hacer más ejercicio, bueno, ese es un propósito diario para el que encuentro buenas excusas también a diario.



No hay comentarios:

Cojines románticos

Una de las cosas que he hecho estas navidades son cojines. No sólo los de Asun y Juanjo, sino algo así como otros treinta más.  Básicamente...