lunes, 27 de noviembre de 2017

Disappearing Patchwork

Buscando por Amazon un troque para mi Sizzix encontré unos retales de 25x25 a muy buen precio, y me gustaron los colores.  Pensé que con una tela gris de Kona que tengo desde hace muy poquito haría una bonita colcha.

Me encanta la técnica de Disappearing Patchwork, aunque nunca había probado este modelo. Realmente you quería probar lo de hacer cuatro triángulos cosiendo un cuadrado.  Aquí veis los cuadrados cosidos:


Se crta de esquina a esquina y ya tienes cuatro unidades de cuadrados hechos de triángulos.  Muy sencillo, y queda perfecto.


Iba a dejarlos así, pero después me dio por coserlos como si fueran molinos y dio la casualidad que vi en Internet esta técnica justo esos días, así que me dio por probar.


Estas son mis pruebas.  No tenía claro si poner el centro liso o ponerle el molinillo.  Me decidí por el molinillo.


Así que ahora cada mañana me siento un ratito en la máquina de coser que me compré en el Lidl y hago cuadraditos o corto triángulos.

Alguna vez ya he comentado que me gusta levantarme por la mañana y dedicarle un ratito a la costura.  Y necesito proyectos sencillos para eso.  Costura que pueda dejar en cualquier momento y continuar al día siguiente.  Este tipo de proyectos es perfecto para eso.

Uno de estos días tengo que hacer un listado de proyectos que tengo a medias, a ver si poco a poco voy acabando cosas.  Ya estoy acolchando, llevo unas cuantas este año. 

También he hecho un montón de rellenos de cojines.  Ha tenido la grandísima ventaja de vaciar espacio en casa.  El relleno y la guata ocupan muchísimo espacio, y ya os he comentado que estoy en fase de vaciar.





lunes, 20 de noviembre de 2017

Obras en casa


Las obras en casa van avanzando.  Hemos decidido meter una empresa para que nos la acabe, y espero tenerla lista para estas Navidades.

De momento, la parte superior con los dos baños está casi acabada, a falta de suelo y puertas.

Acaban de echar la fachada.  La parte de arriba en rojo teja, los laterales en crema.  Faltan muchos detalles, pero así es como yo siempre me la he imaginado.


Mirád qué baño tan chulo!  Si es que se nota que me gusta el Patchwork.  Elegí unos cuadraditos de colores que ha habido que poner uno a uno.  Pero el resultado mereció la pena!

Eso sí, tengo montones de muebles y antiguedades en esa casa.  Creo que en cuanto se vaya la empresa de construcción, tendremos que ponernos a montar y repartir los muebles en la casa, y después ¡a tirar!

Estoy en fase de tirar - bueno, reciclar.  Necesito vaciar.  Soltar lastre.

De momento, he quitado montones y montones de ropa.  He decidido que en mi armario de 2 metros tiene que caber la ropa de invierno y la de verano.  Que todo lo que no uso de forma habitual debe ir a reciclar. 

¡Y lo he conseguido!

Otro día me puse con los zapatos, ayer me puse con los abrigos, que están en otro armario, y creo que tengo una caja en el garaje con abrigos que me gustan pero me quedan pequeños. 

Vamos a ver, si me compro un mínimo de dos o tres abrigos/chaquetones  nuevos cada invierno, ¿para qué guardo los de Mohair del año de la Quica?  ¡Si no los voy a volver a usar! 

He leído algunos artículos sobre gente de mucho éxito, y dicen que tener un armario con lo básico, que te quede bien, que uses habitualmente y que sea combinable, hace que te puedas concentrar en cosas más interesantes que no sean - cómo combino esta falda con estos zapatos -

Tienen razón.  Desde que tengo menos ropa, y me he quedado sólo con la que me vale, elegir qué ponerme es más rápido.  Y voy mucho más cómoda.

De alguna forma, es liberador.



jueves, 16 de noviembre de 2017

Colcha de cuadros azules

Tengo un cabreo monumental con los seguros.  Tengo de todo.  Casa, comunidad, coche, vida, enfermedad, tarjetas de crédito, y seguro que me dejo algunos.  Pues cada vez que me pasa algo, eso, y justo sólo eso, no está incluido en ninguno.

Algunas de las bovedillas del techo de nuestro garaje se han roto y se han caído.  Pues resulta que como es un fallo estructural, no lo cubre nadie.  En teoría, lo tiene que pagar la comunidad, es decir, nosotros. 

Hemos tenido suerte, porque ese fin de semana no metimos el coche dentro, sino, estaría también estropeado.  Y seguro que hubieran tenido alguna excusa también. 

La última vez fue una tubería que se rompió y me mojo el techo. Resulta que los elementos que están entre un piso y otro no están cubiertos con el seguro que teníamos.  Y teníamos contenido y continente. 

Da igual lo mucho que revises los seguros, si te pasa algo, eso justamente no te lo cubren.  Es incredible cómo nos engañan, y encima, no puedes hacer nada, porque sus contratos son tan opacos que solo ellos son capaces de interpretarlos. 

Porque digo yo, si tengo asegurado continente y contenido en casa, si algo se rompe lo deberían de cubrir, ¿no?  Pues no, es otro apartado del que no te hablan.  Y claro, lo que no cubren es justo donde están los elementos que se rompen, básicamente las tuberías y la electricidad.  ¿Qué otra cosa se va a romper?  ¿El yeso? 

Recuerdo que cuando mi suegro falleció, y tenía un seguro para la hipoteca, a mi suegra le dieron más vueltas que un carrusel.  Casi lo tuvo que meter en un abogado, porque no había forma de que le pagaran la hipoteca.

Voy a anular unos cuantos, que esto es una tomadura de pelo...




Bueno, vamos con algo más agradable.  ¡Una colcha más terminada!  Tiene unos preciosos colores azules, que me recuerdan mucho al mar y al cielo de Asturias.  A veces unas preciosas tonalidades de azul soleado, otras veces gris y lluvioso.



Lo he acolchado hacienda olas de lado a lado, he visto el modelo en algún sitio, y me pareció muy adecuado para esta colcha.



Como casi siempre, mis colchas son para camas de 150.  Le encuentro poca utilidad a las más pequeñas, aunque alguna hare.

Tengo un  montón de cosas más terminadas, pero tengo un serio problema para sacar fotos.  Salgo de noche de casa y llego de noche.  No consigo tener iluminación adecuada para que luzca lo que estoy haciendo.





sábado, 4 de noviembre de 2017

Acolchando


Otra manta para acolchar.  Esta también lleva ondas, pero con un precioso  hilo matizado en verde y azul, y con más ondas.  Está quedando perfecta!  Me gusta muchísimo.

Lo hice hace muchísimo tiempo con un jelly roll y algún añadido más, y una tela negra con pintitas.  Aquí podéis ver el post original.

La tela de detrás es una tela de algodón para sábanas, en gris clarito.  No me convencía el blanco.  Ya os contaré qué tal queda terminada.  De momento, a seguir pasando la máquina de un lado al otro haciendo ondas...

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Halloween

No sé si recordáis el traje que le hice a Joaqui para la noche de Michael Jackson, hace ya unos añitos.  Creo que fue en 2014.

Pues este año le hacía mucha ilusión utilizarlo para Halloween y como no nos dio tiempo a hacer el maquillaje, se compró una careta.


Me encantó vérselo puesto otra vez.  Todavía estoy sorprendida de cómo tuve la imaginación y las ganas en pleno tratamiento de hacer y pintar este traje. 


Da miedo, verdad?


jueves, 12 de octubre de 2017

Vaya preciosidad de vestidos!

Pocas veces he disfrutado tanto paseando y viendo vestidos.  Esta mañana, para la ofrenda de flores, todo Zaragoza estaba disfrazado.  De maños, o de otras comunidades.

Las telas, a cual más bonita.  Además, había una variedad impresionante.  Chales de tela, de punto, a ganchillo, bordados, etc. 
 Los chicos también tenían sus vestimentas, y también había de todo...
Y por supuesto, si algo no puede faltar en una buena fiesta, es la comida.  Había para todos los gustos. 

Hacía siglos que no tomaba un calimocho!  y menos a ese precio, jajajaja.

martes, 10 de octubre de 2017

Create you own hapiness


Me encanta ir a la playa en Octubre o Noviembre.  Apenas hay gente, por supuesto, no hay niños, sólo perros.  Y total, no me gusta meterme, solo me gusta pasear mojándome los pies.

Esto es la maravilla natural de la playa de Cuevas, en Nueva de Llanes, con la marea Baja.



La Playa, los paseos kilométricos por caminos con vistas espectaculares, meter las zapatillas en barro hasta el tobillo, las picaduras de mosquitos, limpiarte el barro metiendo toda la zapatilla en un abrevadero, oler la hierba recién cortada, encontrarte caminos cortados porque sí, con vacas histéricas y tener que ir campo através, encontrarte las cuevas de la playa llenas de lapas, que casi habían llegado a desaparecer, comer en cualquiera de los restaurantes de la zona la sartén de la abuela, desayunar en una fantástica cafeteria con suelos de patchwork y sillas con cojines y un gran trozo de bizcocho mojado en café con leche, eso es crear felicidad.




lunes, 9 de octubre de 2017

Cojines personalizados

Llevo casi un mes intentando hacer estos cojines.




Primero el diseño.  Tenía claro que no quería border los nombres en el centro, porque son los cojines grandes que van detrás del todo, y lo iban a tapar.  Así que esquinado. 




Pero solo el nombre en la esquina queda soso, así que le he buscado un bordado sencillo.  Si lo acolcho como si fuera un abanico, con rayas, tal cual están pintadas, seguro que quedará original.





Son de 55 cm, bastante grandes, y llevarán un borde de la misma tela, así que al final tendrán unos 65 cm de lado a lado. 

También les estoy hacienda el relleno porque no me gustan nada los cojines comprados.  No tienen consistencia.

Cuando encuentro, utilizo esos edredones acolchados antiguos para hacer la funda, y luego lo relleno de espuma cortada en trocitos.  Eso le da comodidad y consistencia.

En esta ocasion no encontré un edredón Viejo para usar, así que he usado guata gorda que tenía en casa y una tela lisa, y lo he acolchado yo.

Estoy en fase de reducir stash. Vaciar armarios, así que estoy aprovechando a usar todo lo que tengo por casa.  Con un poco de imaginación y mañana se puede hacer.

 


El color de fondo es un Azul oscuro muy bonito, que con la luz de dentro de casa, que entra a través de unas cortinas más bien doradas, pues no se aprecia.


Espero terminarlos pronto.

martes, 3 de octubre de 2017

Acolchado de una rosa





Me encantó hacer esta colcha.  Cada mañana me levantaba temprano, cogía mi cajita de restos, y me ponía a coser.  Sin orden ni concierto, simplemente uniendo trozos, cortando y volviendo a unir otros.


El blanco es para que la vista descanse, porque sino, se me hacía demasiados colores y formas.


El centro, una rosa que hice hace algún tiempo con la técnica de los papeles.  Eso de coser por encima de un papel.  Tiene un pequeñito error, pero apenas se nota, y menos después de acolcharla.



Todo lo que queda fuera del recuadro rojo ya lo tenía acolchado con un dibujo normal hace tiempo.  Pero la rosa quería hacerla con más detalle, y aproveché para hacer algunas pruebas.


Siempre me gusto lo de las bubbles para acolchar, las piedras redondas.  Y he hecho el relleno con eso.  No es que haya quedado perfecto, pero como siempre, major hecho que perfecto.

La rosa está acolchada en rojo, siguiendo su forma natural, y las hojas en verde, igual, resaltando su forma natural.

Hasta ahora no había empezado a hacer acolchados que no fueran "overall", pero me está empezando a gustar.



No tengo muy claro dónde la voy a poner, pero ya lo pensaré.  Esta me la quedo, que me gusta demasiado...


lunes, 25 de septiembre de 2017

Jabones viejos

Hay mil ideas para reciclar jabones en la web.  En su momento probe a hacer uno completo con los restos de otros y no quedó nada mal.


El caso es que a veces compro jabones pensando que me van a gustar, y luego resulta que son demasiado duros, o no me gusta la espuma que hacen, o simplemente no dan el resultado que esperaba.   Y con esos no tiene sentido hacer otro jabón, que tampoco me va a gustar.


Podría tirarlos, son baratos.  Pero soy anti-tirar cosas que pueden ser utilizadas todavía. 


Estudié hacer gel de ducha, pero tampoco tiene demasiado sentido.  La electricidad/gas que gastas para hacerlo es más de lo que te cuesta un jabón o un gel.  Y tampoco tiene sentido hacerlo con jabones que no me gustan.




Así que he optado por rayarlos y añadirlos al jabón que uso para la ropa.  ¡Buf, vaya sudada para rayar todo esto!  Y aun me queda para otra tanda.



Sorprendentemente me está funcionando muy bien.  Simplemente lo meto dentro de la caja de los polvos para lavar ropa y se mezclan. He observado que las manchas salen mejor, y no me queda nada de restos de jabón.

Hay que ver lo que vamos descubriendo...

lunes, 18 de septiembre de 2017

Hadas rosas

Este año decidí tomarme una semana de vacaciones en casa, yo solita.  Tenía muchísimos planes, una lista inmensa de cosas que quería hacer durante estos días. Jajajajaja.

Luego llega la realidad, y no sé qué pasa, que los días desaparecen.  Las horas vuelan, y eso que me levantaba a las 7 de la mañana.

Pero sí me dio tiempo a terminar esta colcha de hadas.


Ya había pasado hace tiempo por el bastidor, y acolché todo lo que no son los paneles con un hilo de colores variados, similar a los rosas y fucsias.  Estas fotos del acolchado son de Agosto del 2015.  Ya ha llovido...



Unos grandes loops sin más.  Pero los cuadraditos con las hadas quería hacerlos diferentes. y todavía los estaba pensando.  Esta manía mía de hacer las cosas perfectas a veces me paraliza demasiado.


En la última Feria de Manualidades de Bilbao comré una serie de reglas para acolchar, y más tarde comré también el prensatelas adecuado, y todo estaba esperando ser utilizado.  Así que saqué la regla más grande que tenía, en forma de media luna y me puse con un rotulador de tela en la mano, y la regla en la otra a pensar.


Para acabar llegando a la conclusión de que no hay que pensar demasiado, e intentar en mi primera vez son una regla hacer un dibujo geométrico, es muy atrevido.  Así que al final, simplemente hice unas rayas de lado a lado en curva con la regla, como si fuera un arco Iris, y ha que quedado genial.


No hay que pensarlo tanto.  Hay que acabarlas, y poco a poco ir aprendiendo.  Esta vez he aprendido a usar una regla.  Por supuesto aún me queda por practicar muchísimo, pero es un comienzo...

jueves, 14 de septiembre de 2017

Cabecero


Un fin de semana lluvioso, un sábado ocioso, un marido aburrido y un tablero en el balcón que estaba harta de ver.  ¡Necesitamos un cabecero para la cama!



Así que manos a la obra.  He visto muchos videos y tutoriales en los que usan un tablero agujereado cubierto de una plancha de espuma, guata y los botones son botones de verdad, que pasan con un hilo grueso y atan por la trasera con botones pequeños normales.

Yo quería usar lo que teníamos en casa.  Y tenía un gran tablero y guata gruesa de una funda de sofá que desmonté, y eso usamos.


La tela rosa que hemos usado de entretela también es de mi colección de telas, ni recuerdo de dónde salió.  Lleva muchísimos años conmigo y la he usado para muchas cosas.  Creo que ya se me ha terminado.

La tela externa es la misma que las cortinas de la habitación.  Compré dos juegos, porque quería hacer una colcha.  Al final, la hemos usado para el cabecero.



En esta foto se ve cómo posimos las alfileres, aprovechando un pequeño dibujo de una raya que tiene la tela.

Hasta aquí trabajamos en equipo.  A partir de aquí, cada uno a su tarea.  Joaqui se dedicó a poner unos pequeños tornillos con arandelas en cada punto marcado con alfiler, para darle el formato de acolchado.







Mirád qué resultado tan espectacular.  Todo pequeño fallo de tensión que hubiéramos podido dejar queda solucionado con estos tornillitos.



Y yo me fui a preparar los botones.  Estuve largo rato dando vueltas por casa.  Tengo la máquina para forrar botones, pero solamente tenía 6 para hacer, y necesitaba 17.  Estuvimos estudiando hacerlos de chapa, de cartón, de tapitas, y al final, encontramos unos complementos para broches que usa Joaqui para sus flores de Nespresso.  Teníamos muchos, y con sólo quitarle la pinza y el alfiler, tenían un tamaño perfecto.



 El Hilo blanco grande que veis en la foto es antiguo, lo usaban para coser guantes.  Es muy fuerte, casi como el de coser vaqueros.  Un poco de guata, un poco de tela, todo cosido por detrás, y un buen rato más tarde tenía los 17 botones listos y preparados.


Los pegamos con la pistola de silicona, con el tablero en horizontal.  Ha quedado perfecto, parece profesional.


Viendo el resultado tan bonito, nuestra pregunta fue ¿Y porqué no lo hicimos antes?  Y la respuesta a esa pregunta es que me daba miedo que quedara una chapuza.  Colocar bien la tela en las esquinas tiene su trabajo, no tenía nada claro cómo coser los botones, tenía que comprar una plancha de espuma, y tantas otras llamémoslas "inseguridades".  Al final, nos tiramos a la piscina.

Los americanos dicen que mejor hecho que perfecto, y tienen razón.  Si no te lanzas, nunca sabrás si queda bien o mal.

Y en esta ocasión, el resultado ha sido absolutamente perfecto!  Ya tenemos planes para un segundo cabecero en la casa del pueblo!

lunes, 11 de septiembre de 2017

Un carro de la compra nuevo

Si hay algo que me fascina son los bolsos.  Bolsos, bolsitas, mochilas, week-enders, cestos, maletas, todos. Me paro en todos los escaparates, miro, compruebo cómo están hechos, los admiro, y normalmente sigo mi caminio.

Es muy difícil que un bolso cumple con todos mis estándares.  Bonito, bueno, barato ;-)).  Pero además, no me gusta que pesen.  Llevo muchísimas cosas en mi bolso, y lo que menos necesito es que el bolso ya pese de vacío.  La gran mayoría de los bolsos pesan.

Y luego siempre me digo, pero si esto es fácil de hacer, pero si esto me lleva una tarde...esa tarde que nunca acaba de llegar.

Una mañana tranquila, allá por mayo, me dio la vena por renovar un carro de la compra.  Había encontrado hacía algunas semanas una tela impermeable de mapas, ideal para este proyecto.  Incluso una gris para el forro.

Algunas medidas y cortes más tarde, un bies de la tela interior que me llevó de cabeza, este es el resultado.  Un carro de la compra totalmente renovado, incluso con bolsillos y sujetaparaguas.





He mantenido la estructura interior original, para que se mantenga en pie.

Podéis encontrar esta misma tela en "Las Cositas de BEA" en Gamonal en Burgos.  Es impermeable, lo cual ha resultado ser muy práctico.

El primer día la estrenamos bien.  Se salió el suavizante.  Menos mal que era suavizante y olía bien, pero tuve que desmontarlo entero y lavarlo bien.

Hace una semana tenía pinta de llover, y me llevé el paraguas.  Tuve un pequeño incidente, y es que como el paraguas iba en su bolsito, y sobresale, fui a saludar a un compañero que me encontré, y no queráis saber dónde acabo el paraguas, jajajajaja.

Pajaritos

Ya he terminado la pareja del pajarito.  El modelo es el mismo, pero ha salido totalmente diferente.  Este está más estilizado, el primer...