domingo, 17 de junio de 2012

Agotada...

Sí, estoy agotada.  Entre el trabajo, las manualidades, los pedidos, los mercadillos, la eurocopa, los eventos sociales y otro tanto de cosas, estoy  haciendo bolillos con mi agenda.

Pero ¿porqué me meteré en tantos líos yo solita?

El caso es que me lo estoy pasando muy bien.  Acabo de publicar y programar en el blog de Manu-claje todo lo que hemos hecho entre Joaqui y yo estos últimos dos o tres meses, y cuando lo ves así todo seguido, son un montón de cosas.  Y todas diferentes, como a mi me gusta.

Las cápsulas de Nespresso tienen millones de posibilidades, las muñecas, los bolsos, los broches, los pendientes, los bordados, las fundas para pendientes, las fundas para e-books, y eso sin contar arreglar pantalones, sacar la ropa de verano y arreglarla, sacar fotos a todo lo que hacemos, inventar, preparar y montar stands para los mercadillos, visitar mercadillos, ...

Ayer pusimos un minimercadillo por la mañana en Olmos de Atapuerca.  Y no puede ser, porque casi compro más de lo que vendo... Es que todo me gusta.

Esta alfiler se la compré a Silvia:

 Me viene fenomenal para un par de vestidos verdes que tengo de verano.
 El perrito se lo compré a Nieves.  Me encanta la expresión que tiene...

Y por la tarde, como no nos habíamos cansado lo suficiente, nos fuimos a ver el mercadillo medieval de San Pedro de la Fuente.

Aquí voy a filosofar un poco, porque me parece tristísimo lo que está ocurriendo con esto de los mercadillos.  Está claro que los puestos de alimentación son de elaboración propia (o eso creo), pero los puestos de artesanía, no vi más de cinco o seis que hicieran sus propias cosas.  Todo lo demás era reventa.  De hecho, había puestos con exactamente las mismas cosas,  y encima a precios distintos.  ¿Eso es un mercado de artesanos?  ¿Tanto pedir carnets, afiliaciones, asociaciones y demás, para que luego vayan al Mercachinos, compren a granel y lo vendan como propio?

Me divertí, me gustó, me hubiera comprado medio mercadillo, porque en algunos casos tenían precios de risa, pero me ha parecido tristísimo que los artesanos hayan tenido que llegar al punto de ser unos meros intermediarios, no unos creadores.

Compramos este jarrón por 5 euros: 


El pobre hombre nos explicaba cómo lo hizo, qué tipo de material había usado, que tuvo que meterlo dos veces al horno a diferentes temperaturas, porque el interior está preparado para contener agua.  Y digo pobre hombre porque nos contaba que ya nadie aprecia la artesanía ni lo que hace.  Que ha tenido que ajustar tanto los precios, que además de cerámica también tenía bisutería.  No le pregunté, pero no tenía pinta de haberlo hecho él (me refiero a la bisutería).

Hemos llegado al punto en que nos quejamos de que aquí no hay trabajo, y luego nos vamos a comprar a los chinos, a los Zaras, Blancos y parecidos, que a fin de cuentas también son made in china o por ahí.  Queremos que otros nos paguen unos buenos sueldos, pero no estamos dispuestos a pagar nosotros ese sueldo que se merece un artesano, un diseñador, alguien que crea algo con sus manos.  No llegamos a ver que todo está conectado y que es cierto que nuestros dirigentes tienen mucha culpa de muchas cosas, pero empecemos por casa.

Empecemos a gastar menos en todo lo "made in china" y similares, y empecemos a comprar producto nacional, en la tienda de al lado, la del barrio, al artesano.  En lugar de comprar 5 vestidos, compremos uno, pero de algún diseñador de la tierra.  Que los hay, y muchos, y buenos, y no muy caros.  Sólo hay que darles la oportunidad.

La próxima vez que tengas que comprar un regalo, piensa en los artesanos.  En la página de Artesanum y en la de Etsy hay muchísima gente vendiendo las cosas que hace, y encima las puedes personalizar todo lo que quieras. 

Dejo de filosofar, que es muy tarde.

Que llegan las Fiestas de Sampedro y hay que prepararse para disfrutar!



5 comentarios:

Blanca dijo...

¡qué razón tienes! poca gente valora el trabajo artesano!
bss

Contrastes-Rosa Mª dijo...

Tienes toda la razón del mundo, creo que ha llegado el momento de cambiar, por todos,me alegro que estés tan dinámica, es cierto que el verano está lleno de mercados, pero lo primero que se quita la gente son esas cosas, escepto lo de comer.
Besos :)

Tiangelicahacejabones dijo...

Buenos días preciosa!!!

Tienes muchísima razón ..... a veces pienso, que la artesanía no se valora porque estamos tan acostumbrados a adquirir los productos de fabricación industrial, que no nos damos cuenta de la originalidad, creatividad y "maña" que supone crear algo por nosotros mismos!!!! ...

Yo también acabo comprando muchísimo cuando voy a los mercados .... no sólo me atraen por su apariencia, sino por la labor, y la imaginación que supone haberlo creado.

Pero no hay que perder la esperanza. En los momentos más difícilies (como estos años que estamos pasando) es cuando más se valoran las cosas, y la artesanía cada vez gusta más :)

Espero que volvamos a vernos pronto!!!

Bsns guapa!!! y a todos los amantes de los productos artesanos!!!!

Tiangelicahacejabones dijo...

Por cierto, tengo una conocida que me preguntó por un artesano de la cerámica para hacerle un encargo.

¿Podrías pasarme los datos del artesano que hizo el jarrón? ¡¡¡es una pasada de chulo!!!!

Gracias :)

Bsns

Tiangelicahacejabones dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Aguja mágica Loro y Menina

Este es mi famoso Loro hecho con aguja mágica.  Ha sido todo un experimento.  De colores, cómo combinarlos, cómo poner colores vivos, no p...