sábado, 30 de abril de 2011

Estrella de Navidad 1

En las revistas americanas hasta los anuncios sirven... 

Tengo en una cajita los restos de las telas navideñas, y mi hermana este fin de semana me trajo otros cuatro trocitos.

Y hacía tiempo que tenía ganas de hacer un sampler de estrellas, así que he pensado que podría hacer el sampler de estrellas con telas de Navidad.

Y no me digáis que el bloque de la revista no es una monada!

Como no tenía medidas, y lo único que tengo claro es que mis bloques van a ser de 12" o 30cm (que es "casi" lo mismo), decidí usar los anexos a las reglas que copré en una feria.

Son muy sencillas de usar.  Decides una medida del cuadrado acabado.  En mi caso, 6 cm.  Luego poner el anexo morado para cortar los cuadrados, el verde para cortar los medios triángulos y el rosa para los cuatros de triángulo.  Salen perfectos.

Así que ya tengo mi primera estrellita...

viernes, 29 de abril de 2011

Pruebas de scrap

Como el cansancio no me deja hacer demasiadas cosas, he pasado bastante tiempo navegando,  viendo todos vuestros blogs y algunos más.  Me encontré con un tutorial para hacer unos bloquecitos, que quedan muy bien con restos, y quise probar.

Tenía rondando por ahí unos restos de un vestido o blusa.  Un trocito muy pequeño.  Pero suficiente para hacer una prueba de unos bloques.

Y algo muy sencillo se complicó muchísimo.  Los corté al revés, los cosí al revés, y todo lo que podría haber hecho mal, lo hice mal.

No sólo el cuerpo está cansado, está visto que la mente tampoco está tan despejada como siempre...


Pero como soy un rato tozuda, y me niego a pasarme el día delante de la tele sin hacer nada, por muy cansada que esté, insistí, y conseguí hacer los bloquecitos:


Me gusta la disposición, aunque no irán así, porque se supone que habrá muchos otros con otras telas. 

Qué pena que ahora no encuentre dónde está el tutorial! 

miércoles, 27 de abril de 2011

Civil War - puesta al día

Ya va remitiendo el cansancio.   Es increíble con qué ganas de hacer cosas te levantas cuando ves que por fin has dormido con un sueño reparador y que te encuentras mucho mejor que ayer...  Claro que a la media hora tu cuerpo te dice "Eh! Para un poco, que todavia no estás tan bien como tu te piensas..."

Estos son los últimos bloques del Civil War para terminar de ponerme al día.  Creo que necesito más telas.  Más variedad.  Me faltan unos rosaditos, quizás.


Voy al sofá, vuelvo a la máquina, hago un bloque, vuelvo a la cama, descanso, vuelvo a la máquina, y así poco a poco van saliendo cosas.


Por lo menos no tengo la sensación de ser una inutil.  Por cierto, en el cestito se me resistió uno de los triángulos, y eso que lo deshice dos veces.

Y este voy a tener que descoser un poquito la costura arriba.  Me ha quedado ahí una pinza, que no sé de dónde ha salido...

martes, 26 de abril de 2011

Más Civil War

Y tan contenta que yo estaba el jueves santo!  El viernes estoy agotada, se me junta el efecto quimio con otras cosas, entre ellas un catarrazo, el pelo empieza a caerse, y las peluquerías cerradas hasta el lunes.  Socorro!

Jamás pensé que llegaría a estar tan cansada!  No hago más que comer y dormir, y ni siquiera duermo tranquila.  Es un sueño nervioso, del que despiertas más cansada de lo que te acuestas. 

Ha venido mi hermana con su marido y Dharmita, y consiguen que no me sienta culpable por no hacer nada, que esto es lo que hay que pasar, que hay que parar y dormir y no hacer nada.  Estado catatónico temporal...

El Domingo conseguimos ir hasta un bar que hay a unos 10 metros de casa, a tomar un aperitivo.  ¡Todo un logro!  Pero rápidamente vuelta a casa.  El lunes me voy sola andando a la peluquería, que ya toca ir a por la peluca.  Necesito una buena siesta para recuperarme de la caminata, y eso que no son más de 15 minutos!

Mientras tanto, vengo un ratito a la máquina, hago un bloquecito, y vuelvo a la cama o al salón, a descansar.  Y al rato, vuelta a empezar.

Menos mal que sé que hasta la siguiente sesión, todo es cuesta arriba, y que mañana estaré mejor que hoy...

Y estos son mis logros de estas idas y venidas:




La tela azul del cesto me encanta.  Es un fat quarter que no sé de dónde saqué, pero tiene un azul precioso.

lunes, 25 de abril de 2011

Segunda sesión y Civil War

He programado las entradas, para poder seguir la historia en su orden, pero a partir de hoy espero poder escribir las cosas al dia, y esta entrada la estoy escribiendo al día siguiente.  Porque ayer tocó la segunda sesión de quimio y también la colocación del reservorio.  Ayer fue 20 de Abril, como la canción...

Me he tomado la semana santa de vacaciones.  Después de tres semanas tan intensas, con tantas subidas y bajadas de ánimo, cansancio, problemas físicos, información y demás, quería un poco de descanso antes de la siguiente sesión y vuelta a empezar la montaña rusa. 

Hasta ahora podía decir, no me apetece, ya lo haré mañana.  Ahora eso ha cambiado.  Ahora es:  hoy me siento bien, tengo que aprovechar para hacer ...lo que sea que tenga pendiente o me apetezca.

Así que fueron dos días, lunes y martes, muy aprovechados.  El miércoles amanecimos muy pronto, a las cinco y media de la mañana, que esta vez preparamos maletita, por si acaso.  A las siete ya estábamos en carretera, que se tarda a 110 km/h.  Tengo un sueño tramendo, porque tampoco me había acostado pronto.  Pero como estoy nerviosa, no me duermo.  Y a pesar de que intento no pensar en ello, ya sabéis que todo lo desconocido asusta.

Llevo la autorización en la carpeta, firmada.  Y no dejo de pensar en que lo que me van a poner lo van a pinchar contra una vena al ladito del corazón, que si algo sale mal, caray, es una vena importante.  Y tengo miedo.  Mi mente racional me explica que es una intervención rutinaria y sencilla, que mucha gente de muchísimas edades lleva eso puesto, que no hay nada que temer.  Pero ¿dijo alguien que el miedo sea racional?
 
Primero análisis de sangre.  Le cuento mi historia a la enfermera, pero ya sólo por la cara que me pone, sé que me considera una de tantas paranoicas, y no me hace caso.  Sí que me tumba, pero no busca bien.  A la primera que encuentra, donde pinchan a todo el mundo, mete aguja y hurga.  Acabo llorando del daño que me hace y diciéndole que la saque.  Evidentemente no funciona, y ya me empieza a mirar con otra cara, parece que empieza a creerse lo que le digo.  Que me saques sangre de la mano!  Es que ahí duele más.  Ya lo sé, pero en mi caso es un mal menor.  Menos mal que me hizo caso.  De la mano, a la primera y sin problemas.  Si es que ya lo decía yo!

Dos horas de espera por delante.  Confiando además en los móviles, que ahora los llevo siempre listos y preparados a mano.  Cuando nos acercamos a Radiología, que es donde van a ponerme el reservorio, nos dicen que han estado intentando localizarnos, que tengo que repetir el análisis de sangre, que ha  habido un problema con la coagulación.

SOS!! Que me hayan repetido la biopsia, sin problemas, que quieren repetirme cualquier otra cosa, que lo hagan!  Pero por favor, el análisis de sangre no!!!

Bueno, allá vamos.  Otra vez la misma, pero esta vez ya sabe de qué va, usa la otra mano y apenas me entero.  Menos mal!  Hoy "sólo" llevo tres hematomas nuevos de pinchazos.

Y vuelta a esperar, porque claro, para la intervención necesitan el resultado de la coagulación, y mientras tanto ellos siguen con sus programas, y nos tienen que encajar en otro momento, donde pueden.  Esta vez se nota que estoy nerviosa, porque no he sacado el ordenador, no he sacado el libro y solo me dedico a mirar pasar a la gente.  La gente que me conoce bien sabe que eso no es normal en mí.

Al final, no es tan terrible.  Siempre es peor el no saber, que el pasarlo.  Me sacan una vía sin problemas, me dan un sedante, que aunque no me duerme, me mantiene tranquila, con anestesia local.  Pasa hora y media y ni me entero.  Cuando acaban, me levanto y me visto sin ningún tipo de ayuda y sin dolores.  Una maravilla.

Y por supuesto, después del sedante salgo de alli como una rosa, muchísimo más tranquilita.  Subimos a ver a la oncóloga, con dos horas de retraso.  Manuela, la enfermera se queda un rato con nosotros, para saber qué tal he pasado estas dos semanas, y también si tengo preguntas.  Sólo tengo una que sea importante.  ¿Me va a bajar la regla?  Porque los síntomas, que son un peñazo, están ahí.  Me dice que probablemente durante la quimio desaparezca.  Sólo espero que desaparezca con sus síntomas correspondientes!

Y de allí al Hospital de Día para la quimio.  Como ya me dejaron enganchada una vía en el reservorio, esta vez no hubo drama de pinchazos.  Me enganchan igualito que en matrix.  Cada día me parezco más a Trinity!  Por fin me traen comida!  Que hasta esa hora, las dos de la tarde, estuve en ayunas, y eso tampoco ayuda mucho con los ánimos.  Qué bien se come en este sitio.  Un puré de patatas, que hacía siglos que no comía, salmón al horno y un puré de frutas.  Un delicia.

Me quedo frita.  Como un bebito,  venía con sueño, me dieron sedantes y encima me dan de comer.  Dos horas me duró la siesta.  Qué sillón tan cómodo, por cierto.

Y por sorpresa llega la merienda.  Café con zumo y palmeritas.  Así cualquiera se despierta de una siesta.

Enseguida acabamos con la quimio, y me quitan la vía.  Por primera vez veo los cortes que me hicieron por la mañana.  Parezco un cerdito cosido...Son pequeñitos y están limpios, no sangran.  Ahora me toca hacerme curas diarias , pero ya estoy acostumbrada.  Tuve que hacer lo mismo con los agujeritos de la biopsia.

¿Qué síntomas me tocarán esta vez?  De momento, estoy bien, así que decidimos ir a ver el partido de la Final de la Copa del Rey al bar de mi cuñado, de paso quedamos allí con la familia y amigos, y así me ven, y me ven bien.  Un vinito, unas patatas bravas y muchas pipas más tarde volvemos a casa.  Ahora sí que estoy cansada, pero seguro que tiene más que ver con los nervios y el día tan largo, que con la quimio.

Hoy me he levantado muy bien.  No me duele nada, ni siquiera los cortes  ni los puntos.  Todavía no estoy cansada, y he desayunado de maravilla.

Por cierto, ¿qué era eso de que con la quimio se adelgaza?

-------------------------------------------------------------------------------------------------------

Unos pocos de bloques de Civil War, que sigo con ellos...



domingo, 24 de abril de 2011

Primera Sesión y UFO morado de pajaritos

Esta vez llaman superpuntuales.  El martes me confirman que no hay novedades, es decir, que no está extendido, lo que es una buenísima noticia.  Y que vuelva el miércoles a hacer las pruebas para la vacuna y la primera sesión.

Dos días de pruebas, dos veces biopsia, una máquina de diálisis por la tarde, y a la mañana siguiente la quimio.  Todavía estoy bien, todavía tengo fuerzas para poder con todo.

El viernes estoy bien, y el sábado y el domingo estoy cansada, pero puedo hacer vida normal.  Duermo algo más de lo habitual, pero no mucho más.  De momento, voy bien. 

--------------------------------------------------------------------------------

Estas Navidades Ana trajo unas telas preciosas con pajaritos y un brillo plata muy suave.  Me encantó, y decidí hacer un tapete para la mesa de mi salón.

Me quedó un poquito grande...


Hice una escalera de Jacob pequeña, porque realmente lo que quería era que destacara el borde, esa tela de pajaritos tan bonita:
El acolchado de esta tela lo hice alrededor de los pájaros y algunas hojas, para que destacaran.

Y lo que acabo de ponerle son los bordados de las esquinas, unos pájaros jacobianos con flores, con un hilo matizado en negro y gris plata:
A mi me parece que han quedado espectaculares.  Cada día me gustan más los bordados...

Otro UFO terminado.

El Maquillaje

Como había que comprar cremas nos acercamos a un sitio de estos que te hacen tarjeta.  Y al hacernos tarjeta, nos ofrecieron un cursilo de maquillaje.  Evidentemente aceptamos.

Hay que prepararse bien para lo que viene, y cuanto antes mejor.

Más que un cursillo es una sesión de maquillaje, pero resulta muy divertida.  La chica que nos atiende nos va explicando.

¡Lo que ha cambiado todo desde que yo me maquillaba de jovencita!  Con un fondo un color de ojos, rimmel, colorete y pintalabios ya estabas!  Ahora no.


Primero por supuesto las cremas hidratantes.  Luego el maquillaje de fondo.  Pero después del maquillaje hay que echarse un "iluminador" que ilumina (imagino que significa que disimula) las arrugas y las ojeras. Y encima unos polvos para "matizar".  Vamos, que ya llevamos tres productos y sólo hemos empezado!

Color de ojos.  Nada de usar un colorcillo y ya está.  Primero unos polvos para la base, es para que no se cuarteen las sombras.  Y digo yo, al precio que cuesta el pack de tres sombras ¿se atreven a cuartearse?  Y por supuesto, nada de un color.  Tres colores, según la zona del ojo, unos para "profundizar la mirada" otros para "iluminar la mirada".  No, si con tanta "iluminación" voy a parecer un Arbolito de Navidad!

Toca eye-liner.  De esos también había en mi época, y jamás he sido capaz de usarlos.  Pero ahora hay unos pequeñitos con un pincel más duro, a prueba de inutiles como yo.  A ver si es verdad...Rimmel o como lo llaman ahora, porque Rimmel es una marca registrada, "máscara de pestañas".  Esto es un mundo.  Las que alargan, las que cuidan, las que rellenan, y aquí no hay "las que iluminan".  Bueno, me dejo lo de la raya debajo del ojo, pero eso supongo que existe desde que Cleopatra se pintaba los ojos con Kohl.

Luego el colorete.  Incluso en esto hay modas.  Ya no se lleva pintar el colorete de abajo hacia arriba.  Ahora se pinta en horizontal sobre el hueso de la mejilla.  Y ya no son rojos ni rosas.  Son de la gama de los marrones.  Apenas se diferencian de los maquillajes.

Pintarse los labios, sin embargo, sigue siendo igual.  Primero un marcador y luego el pintalabios.  Aquí no hay ni iluminadores, ni rellenadores ni cosas extrañas.  Aunque sí los hay que se suponen que duran más, que no se van...

Y faltan las uñas.  Hay unos pintauñas nuevos que hacen el efecto craquelado.  Te pintas una base, y luego encima con otro color, que se cuartea.  Son chulísimos, me he comprado dos juegos. 

Cuando terminas y te miras al espejo te dices "Pero si apenas se nota nada, para eso tanto producto?"  Eso sí, sales guapísima y con una cara "iluminadísima".  Y con la cartera mucho más ligera.  ¡Menudos precios!  Ya sé que en el todo a 100 también hay, y para una fiesta una vez al año valen, pero para diario tienen que ser productos buenos.  Y qué precios!  Qué susto!

Recuerdo que cuando iba al instituto había un grupito de chicas, las monas, ya sabéis, que iban siempre maquilladas perfectamente.  Cuando cumplimos los 40 hicimos una cena con todas las de esa generación, y volví a verlas.  Tenían la piel destrozada.  Los productos de aquella época no eran buenos, y menos para usarlos con 17 años.  A largo plazo, han tenido sus consecuencias.  Una auténtica pena. 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------
Quima de Banyoles me ha enviado este 15x15 en tonos morados, perfecto para llegar en semana santa.  Me ha encantado la combinación de morados y verdes.

Y este es el que le he enviado yo, una maceta con cactus, todo en verdes.  Espero que le haya gustado.

sábado, 23 de abril de 2011

La Peluquería

Hace un mes que tenía que haber ido a la pelu, pero lo he ido dejando, porque me da pereza.  Y ahora ya no merecía la pena, así que tengo unas greñas, que estoy deseando quitarme.

Hay pelucas en muchos sitios, pero en Burgos hay un sitio especializado en personas que se están sometiendo a quimio, y no sólo tienen pelucas, sino también pañuelos, anillos de pelo, sujetadores especiales y cremas varias, además de muchos y buenos consejos.  La dueña sabe de qué habla.

Se llama URBAM y está en Paseo Comuneros 19, en Burgos.

Elegir una peluca no es nada fácil.  Las hay sintéticas, de pelo natural asiático, de pelo natural europeo y cada una con sus ventajas e inconvenientes.  Como vamos hacia el verano, he pensado que una peluca de pelo natural me daría menos calor.  Esto son imaginaciones mías, quizás no es así, pero me decidí por una de pelo natural.  Si me canso, siempre puedo cortarlo, teñirlo y demás. 

María nos ha contado que raparse el pelo es uno de los peores tragos que se pasan.  Todavía no me toca, pero no tengo la impresión de que a mi me moleste.  Es un poco como un embarazo.  Te da algo de miedo el parto, pero al final estás deseando quitarte la barriga.  Yo igual, estoy deseando quitarme estos pelos.  Creo que he hecho bien en no cortármelo, y esperar.

En realidad durante todo este mes, ha habido muchos días que hubiera deseado no tener pelo, y poder usar una peluca.  Si vamos a trabajar a la casa del pueblo, en lugar de lavarme el pelo, voy con gorrito, mucho más cómodo para trabajar allí.  Si quieres salir de forma improvisada una noche porque te llaman a tomar algo, no tengo que lavarme el pelo y peinarlo, te pones la peluca y ya está.  Vamos, supercómodo.

También nos ha contado muchísimas cosas acerca del cuidado general del cuerpo.  Cosas como que hay que hidratarse mucho, porque la piel se reseca más, y cuanto más se reseca, más fácil es hacerse heridas.  Que hay que intentar tomar mucha vitamina C, que la piel se decolora algo, que las uñas también pueden verse afectadas, y otro montón de pequeñeces que hay que conocer. 

Lo que más me sorprendió fue el tema de dormir con gorrito.  Resulta que la mayor parte del calor humano se va por la cabeza, y al quedarte sin pelo de golpe, por las noches puedes tener frío.  Y hay unos gorritos especiales para dormir!  ¿Le pasará esto a los calvos del mundo entero?

Al final, me decido por una peluca de pelo largo, con mechas oscuritas, parecidas a lo que llevo. 

A ver, si dicen que con la quimio se adelgaza, si además tengo que llevar peluca y maquillarme a diario, al menos intentaré parecerme lo más posible a la Claudia Schiffer en moreno ¿no?  Hay que aprovechar las ocasiones...

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Estas son las telitas que he recibido esta semana del intercambio 10x10 de Icikuki. Me las manda Angeles, desde Madrid.  Hay muchas moradas, coo corresponde a las fechas...Y unos botones absolutamente preciosos.  Hay un imperdible, dos llaves, un lacito y otros con formas muy bonitas todas.

Muchas gracias, Angeles!

viernes, 22 de abril de 2011

Segunda semana.

Pasa el martes y nada... Pasa el miércoles y ya empiezo a ponerme nerviosa.  Les llamo por la mañana.  No hay forma de contactar con ellos.  Comunica, no tienen disponible el teléfono...

A media mañana me da un ataque de pánico.  SOS a mis compañeras.  Me llaman para tranquilizarme, pero no tengo tiempo ni siquiera para atenderlas.  Empieza a llegar gente al despacho, necesitan cosas, hay que atenderles, y se me pasa rápidamente.  Ventajas de seguir trabajando.

A las 6 de la tarde me llaman.  Vas a entrar en el programa de vacunación, necesitamos que vengas a hacerte más pruebas... ¿Significa eso que tengo el RH+?  No, tienes el Hertz negativo ¿¿??  Probablemente para ellos sea distinto, pero yo sólo tengo una cosa en la cabeza, si me admiten en el programa de vacunación significa que ellos creen en mi total recuperación,  Yupi, Yupi, Yuhu!!!

El viernes vuelta a Pamplona.  Esta vez vamos contentos, ya no vamos con el corazón encogido y la mente llena de dudas.  Sabemos que esto se cura, que será una simple piedra en el camino, y los inconvenientes que haya que pasar, pues se superan, y ya está!  Soy joven, muy sana y muy fuerte.  Tengo todo a mi favor para salir de esta sin demasiados problemas.

Con este pensamiento me tomo las pruebas de una forma muy divertida. 

Primero la resonancia magnetica.  Como no sabía ni de qué iba, jamás me había hecho una, pensé que simpleente te meten en un tubo, te sacan unas fotitos y ya está.  Me cogieron la vía por sorpresa.  Ni me enteré.  Luego te ponen boca abajo, aquello parece un instrumento de sadomaso.  Unos agujeritos para la cara, otros para los pechos, para que cuelguen hacia abajo, con unos cuenquitos debajo.  Muy de diseño todo.  Luego te ponen unos cascos y te dan un pulsador, por si lo necesitas.  Y alá, adentro.  ¡Vaya ruidera!  No me extraña que te pongan los cascos, porque incluso con ellos se oía muchísimo ruido.  Pero bueno, nada doloroso, así que toda una experiencia.

Luego el PET.  Y yo que quería verlo, porque siempre lo veo en las series de Hospitales y CSIs varios!  Pues nada, que me dieron un valium, me dormí, y para cuando me despertaron para ir al aparatejo iba tan dormida, que ni lo vi.  ¡Qué desilusión!

Vuelta a la zona de biopsias, que había que colocar unos marcadores.  Resulta que con la quimio el cáncer puede llegar a desaparecer del todo (de hecho es la situación ideal), pero hay que operar igual y para saber dónde estaba el bichito, tienen que marcarlo.  ¿Os he dicho que mi pecho a estas alturas está más negro que una noche?  Cada día Trombocid mañana y noche, y supongo que no hace falta que os diga quién disfruta del placer de echármelo ¿verdad?

Y de nuevo consulta con la doctora de oncología.  Me cuenta cual va ser el tratamiento, primero quimio, luego intervención, luego radio y por medio la vacuna y medicación hormonal.  También me cuenta a qué efectos secundarios tengo que hacer frente,  en que consiste la vacuna y qué pruebas hay que hacer.  Tienen que sacarme un poco de cáncer y una células de no sé qué para ponerlas en contacto, o algo así.  Eso es con lo que me quedo, y me parece bien.

Me da tanta información que decido ir paso a paso.  Primero enfrentémonos a la quimio, que ya irá llegando el resto.  Pero es bueno tener una idea general de lo que te espera, incluso con plazos de tiempos.  Hacia Navidad debería estar perfectamente, aunque parte de los tratamientos duren años.

Ahora toca esperar los resultados de las pruebas.  Hay que saber si el bichito está localizado o si está extendido por algún sitio más.  No sé porqué no me da miedo.  Estoy total y absolutamente convencida de que está bien localizado y que vamos a curarlo.  Quien sabe de dónde sale esta idea!

-------------------------------------------------------------------------------------------------------

Creo que en alguna ocasión os había enseñado esta colcha.  Es con la que empecé a aprender y está hecha con toda una mezcla de técnicas. 



Mayormente está cosida a mano, excepto por las tiras largas exteriores, que hice a máquina, y también el bies está puesto a máquina.

El centro hasta la primera tira azul, está acolchada a mano, pero luego me cansé.  Es demasiado grande y poco manejable, me estaba eternizando.  Así que pasé a máquina.

 Primero hice el acolchado liso con el punto de imitación a mano.  O no sé usarlo, o no me gusta.

El caso es que decidí acolchar como siempre, normal.  Primero los cuadraditos, en liso con doble arrastre.  Tuve que descoser parte, porque se me acumulaba tela al final.  Se nota que es la primera colcha, tiene errores de principiante.
Luego con un over all grande, intentando marcar un poco las flores, para que destaquen.  Me encanta este borde.

Finalmente los corazones, con unos caracolillos muy apretados, porque sobraba tela, y el acolchado pequeñito se lo come.

Todavía me quedan pendientes los molinillos, que no tengo claro cómo hacerlos.  Estoy pensando en dos alternativas, poner un botón grande en el centro, forrado con una tela amarilla, o pasarlo por la bordadora y ponerle algo con el hilo verde que he usado para acolchar a mano.


De momento, es usable, y está lavada, así que tengo tiempo de pensarlo.

jueves, 21 de abril de 2011

Tercer día

Y nos vamos a Pamplona. 

En ayunas, por si acaso...

Con maleta, por si acaso...

Con toda la documentación disponible y los informes, por si acaso...

Parecemos de pueblo, con los por si acaso...A 110.  Los apenas 200 km se hacen eternos.

Allí nos recibe una secretaria, que es quien nos hace la ficha y digamos que la recepción general.  ¡Qué diferencia de trato!  Es un encanto, te hace sentirte bien, tranquila y segura. Cuando sales a esperar, no hay aglomeración, todo transmite tranquilidad, orden y limpieza. Tienes la sensación de ser tratada como una persona, no como una molestia.

Primero cita con los ginecólogos.  Allí no es un simple "desnudese de cintura para arriba detrás de ese biombo".  Tienes tu cuartito cerrado, te dan una capta la mar de graciosa para que al menos tengas la sensación de intimidad y salen de la consulta hasta que estás preparada.  Está todo tan pensado para que te sientas bien!  Seguro que todas las chicas que me leeis entendéis perfectamente lo que digo...

De ahí a la biopsia.  Otra cabinita, otra capita, y a la camilla.  Y sabéis lo que me llama muchísimo la atención?  Que hablan delante de tí, y que si preguntas, te contestan y todo!  Te lo explican todo, de dicen exactamente qué te van a hacer en cada momento y te preguntan cómo te sientes, si te duele algo, se preocupan. 

Y de ahí rápidamente a la oncóloga.  Y aquí por fin un poco de información.  Ella me explica los tipos de cáncer que hay, eso del apellido.  Que no es tan complicado, que cualquiera podría haberlo explicado.

Así en sencillo, hay cuatro apellidos posibles (no se me ocurrió preguntar si esto vale sólo para mamas, o es general):

Receptores Hormonales +
Receptores Hormonales + & HERTZ +
HERTZ+
O el que llaman TP, que no presenta ninguno de los anteriores.

Están puestos por orden de gravedad, o más bien, por la facilidad que se curan y no se reproducen, porque lo de la gravedad es bastante relativo, depende mucho de la edad en la que te pille, lo grande que sea, lo extendido que está y qué sé yo cuántas variables más.  (Recordád que soy profana en la materia, que nadie se tome esto como un estudio médico)

Y también me cuenta que tengo muchísimas probabilidades de tener el primero.  Por fin una noticia tranquilizadora...

Además, si fuera así, puedo entrar en el programa de vacunación que están estudiando actualmente. 

La verdad, como si me dicen que me van a abrir en canal para curarme, en ese momento no me importa en absoluto.  Sólo quiero que me lo quiten.  Que sino, ya me cogeré yo un cuchillo en casa y me lo recorto...

Hay que respirar hondo y volver a casa.  Es jueves, y hasta el próximo martes no tendremos los resultados de la biopsia, y será entonces cuando haya que volver.  Cinco días sin conocer el resultado, cinco días más de angustia, cinco días más sin otra cosa en la cabeza.  ¿Y si se equivoca?  ¿Y si tengo el malo? ¿Y si...?

Llegamos a casa a comer.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Esta semana santa tengo visita, y les he puesto mi colcha de tiras. 

¡Cómo me gusta!  Cuanto más la miro, más bonita me parece, y es superalegre.  Yo pensé que el morado iba a sobresalir, pero no, queda perfectamente mimetizado con el resto de los colores...

miércoles, 20 de abril de 2011

Público o privado?

Por la tarde subimos a hablar con mis compañeras.  Nos encerramos en mi despacho, y allí hay bastantes lloros y no pocos abrazos.  Primero habla el corazón.

Pero enseguida se imponen las mujeres fuertes y resolutivas que somos.  Pero a ver, alma de cántaro, ¿tu no estás pagando un seguro privado?  Pues sí.  ¿Y para qué crees que te sirve, además de para ir al podólogo una vez al año?  Pues no sé.  Es como los seguros de hipotecas y decesos y accidentes y demás que pagas cada año.  Sabes que los tienes, por circunstancias de la vida (o porque un buen vendedor te ha convencido), pero nunca se te ocurre que te puedan ser útiles.

Decididamente estoy tan aterrorizada que no soy capaz de pensar con objetividad.  Menos mal que tengo amigas, que sí lo hacen por mi...

Llamadas y más llamadas.  ¿Tengo cobertura?  ¿Qué me cubre?  ¿Cual es el mejor centro oncológico de España? ¿Lo tengo?... Por fin consigo una cita en Pamplona para el día siguiente.

Más llamadas.  Necesitamos el día siguiente también libre.  Y esto va a ser un suma y sigue, porque vamos a necesitar mucho tiempo para esto.  Vamos a faltar mucho al trabajo, nos tendrán que sustituir, me van a pasar cosas...


Valoramos secreto vs oficial.

Si lo mantenemos en secreto, hay que mentir muchísimo.  ¿Porque os vais una vez o más por semana de viaje?  ¿Porqué faltas tanto al trabajo?  ¿Porqué estás siempre cansada para venir a comer?  ¿Porqué no vienes en agosto como todos los años?  ¿Porqué no tiras de los proyectos como prometiste que harías?

Poco a poco, la información se cuela.  Radio Macuto funciona.  Y ver a mis compañeros susurrar y mirarme (y seguro que no están hablando de mi), sin saber si me pueden preguntar o no.  ¿Y si un día me mareo en la oficina?  Y mientras tanto, yo sin poder hablar de lo que realmente me obsesiona.

Si lo hago oficial, ¿qué puede ocurrir de malo?  No se me ocurre nada.  Quizás alguna mirada de pena o lástima?  Pues ya se le pasará.  Pero lo cierto es que si la información es pública, Radio Macuto y los murmullos desaparecen.  No hay nada de qué hablar.  Todo el mundo lo sabe, es noticia una semana, y luego ya está.  Se asume, y cada uno sigue con su vida.

Así, no tengo que dar explicaciones cada vez que tengo que ir de médicos, o si me mareo.  No tengo que dar explicaciones si un día tengo mala cara o no tengo ganas o fuerzas para hacer algo.  No tengo que mentir.  No tengo que fingir.  Necesito todas mis fuerzas para salir de esta,  no para hacer teatro.

Toda la situación se normaliza.

Una vez tomada esta decisión, y hablado con  mis compañeros, nos vamos a la empresa de mi marido.  Esto es cosa de dos.  Somos un equipo, y como tal vamos a enfrentarnos a este problema, lo que significa que es importante que también sus compañeros lo sepan y nos apoyen.

Y recibimos muchísimo apoyo.  Hay que ver la cantidad de gente que nos aprecia, la cantidad de amistades que tenemos, y que el día a día y la vida en general no te hace valorar, hasta que te pasa algo así.  Hasta ahora, un mes más tarde, no me arrepiento en absoluto de la decisión de hacerlo público.  El apoyo que estoy recibiendo por parte de un montón de personas es invalorable.  Dan ánimos y fuerzas, te hacen sentirte mucho mejor y más segura.  Te enfrentas a esto con más fuerza y ánimos.

Decididamente somos seres sociales.  En las antiguas tribus, el mayor castigo, por encima de la muerte, era la expulsión de su tribu.  El ser humano no puede hacer ciertas cosas sólo.  Necesita no sólo de un compañero, sino también de su entorno social.

-----------------------------------------------------------------------------------------

Ya sé que no es Navidad, pero tenía que acabar con este UFO.

Sólo faltaba acolchar el borde y poner el bies, pero por alguna causa me resistía.  No encontraba el dibujo adecuado.
 Las estrellas las apliqué con la bordadora.  Se me hacía que quedaba un poquito oscuro, y las estrellas le dan algo más de luz al conjunto.
Me pareció muy divertido hacer un vitral.  Me gusta la técnica.  En algún sitio he visto una mariposa inmensa con esta técnica, y me encantó.  Tengo que encontrarla...

martes, 19 de abril de 2011

Seguimos con mi historia...

Antes que nada, muchísimas gracias por vuestras palabras.  Tengo que decir que cuando he empezado a escribir lo he hecho como un diario y desahogo para mí, y no se me ha ocurrido pensar que iba a recibir tantas palabras de aliento.  Gracias a todos!

Ese día evidentemente madrugamos mucho.  Y quedarnos en casa no era una opción, así que hasta la hora de Patología, nos fuimos a pasear, anando hasta el centro, tomar un té juntos en un maravilloso sitio que hay en la Plaza Mayor, y subir andando hasta el Hospital.

Por el camino nos encontramos con varios conocidos.  Decididamente se nos nota que no estamos bien, porque todos nos miran raro, pero no dicen nada.  Más adelante, cuando se lo explico, lo entienden, pero en ese momento deben pensar que somos unos bordes.

También nos encontramos con una amiga, de hecho, una seguidora de mi blog.  Y me dice "A ti te pasa algo..."  Y como todo mi pensamiento está en lo que está, me echo a llorar.  Y se lo contamos.

¿Creeis que se me ocurrió pensar que ella no se refería a esto?  De hecho,  ella se refería a que llevaba un mes sin actualizar el blog.

El caso es que ella fue quien os tranquilizó muchísimo en todo este proceso.  Nos contó el caso de una conocida suya, que está ya acabando con todo el tratamiento.  Nos contó en detalle todas las pruebas, las citas, los procesos, las consecuencias, y todo lo demás. Nos hizo ver que hay muchísima gente, cada día más, con este problema y similares, y la gran mayoría sale adelante sin más problemas.  Incluso nos aconsejó una peluquería adecuada.

Después de hablar con ella nosotros mismos revisamos los casos de la gente que conocemos, que lo han pasado, y que ya están bien.  Por fin fuimos capaces de racionalizar todo este tema.

¿Porqué todo esto no me lo contó el ginecólogo?  ¿Porqué dejan que salgas de allí pensando en que te mueres? ¿Porqué no son algo más humanos?  Y conste, no me quejo de cómo me han tratado, todos han sido muy delicados, muy rápidos.  Pero como ven tantas cosas, no se atreven a darte esperanzas, por si acaso no las hubiera, aunque sea un sólo caso entre miles.  Y tu sales de allí pensando que no sales de esta.

Ya más tranquilos vimos al médico de Patología Mamaria. Tanto él como la enfermera que nos atendieron fueron encantadores, hicieron todo lo posible por acelerar todas las pruebas, pero no nos dieron información.  Sólo contestaban a lo que nosotros preguntábamos.  Y eso es poco proactivo.  Qué sé yo de cánceres.  Qué esperanzas de vida existen?  Depende del apellido.  Que antes hay que ponerle un apellido.  ¿Y eso que significa?  ¿Cuántos apellidos hay? Hay que esperar los resultados de la Biopsia.  ¿Y cuando me la hacen? La vamos a pedir urgente, dentro de una semana como máximo.

Vale.  Una semana.  Una semana esperando a que me hagan una biopsia y luego hay que esperar al análisis.  Dos semanas.  ¿Pero me queda tanta vida por delante?

Bajamos a pedir la cita.  Y nos la dan para dentro de tres semanas.  ¿Cómo que tres semanas?  Ahí pone que para dentro de una.  Ya, pero esa pegatina la ponen por defecto.  ¿Cómo que por defecto?  A ver, señora.  Que tengo Cáncer.  Que no sabemos qué tipo es, que puede que sea galopante.  Que puede que para dentro de tres semanas ya no haya nada que hacer!  Ya, pero es que estamos hasta arriba, no hay hueco.

Directos a atención al paciente.  Quiero poner una reclamación.  Si pone una reclamación, tengo un mes para solucionarla.  Si no la pone,  puedo intenar conseguirle la cita antes.  Vale.  Consígame la cita.  Vuelve al cabo de una hora.  Venga mañana mismo, que le harán un hueco.  Bien.

Y digo yo, no hubiera sido más sencillo que eso mismo lo hubiera hecho la chica de da las citas?  Es decir, hay que reclamar para que hagan su trabajo como deben hacerlo?

A todo esto todavía no era ni la una del mediodía.  Si el primer día empiezo así, ¿voy a pasarme la enfermedad luchando contra el sistema?  Uf!  Tengo la mente obnubilada.

Nos vamos a ver al médico de la empresa, seguro que él puede ayudarme, darme más información, ser más un amigo que un médico, no tengo fuerzas esta mañana para enfrentarme más al sistema.  Y de hecho, lo es.  Nos da más información, se encarga del papeleo, y sobre todo, nos dice que podemos contar con él para lo que necesitemos.  Nos tranquiliza y nos da los pasos a seguir.

Ahora que los pasos médicos están algo mas claros, hay que tomar otra decisión importante.  ¿Lo llevamos en secreto o lo hacemos público?

-----------------------------------------------------------------------------------------------

 ¿Recordáis el cojín con el Plato Dresden que hice como prueba?  Pues ya he terminado también el tapete.
 Ha quedado superchulo.  La tela roja de las cerezas es espectacular.
 Las corbatitas están hechas con un charm pack, creo que de 28 unidades.  Salen dos corbatitas de cada duadrado de 5x5"
Además, queda justo debajo del cristal de la mesa, así que ni se mancha ni se arruga.  Queda simplemente perfecto.


Este tipo de Plato Dresden es muy rápido de hacer, y muy sencillo.  Es muy vistoso para usar retales, o incluso telas que no son de patch, esas sobras de vestidos y camisas que tenemos por casa.  Ayer, en una de las series que vimos (Caso Abierto), la chica tenía en su cama una colcha con este plato dresden, con el sashing en verde.  Una auténtica preciosidad.

lunes, 18 de abril de 2011

Cáncer

Una mañana te levantas y pasando por delante del espejo del baño te ves una sombra.  La miras, te tocas, y piensas ¿Esto es un bulto?  ¿Son asi? No, no puede ser.  Es del tamaño de una mandarina, es imposible que no lo haya notado hasta ahora.  ¿Y qué otra cosa va a ser?  Tranquilidad, repasemos.  No tengo antecedentes, todavía no me ha llegado la menopausia, no estoy en ningun grupo de riesgo.  ¿O sí?

Pregunto al médico de la empresa.  ¿Qué pasos sigo?  Llama al ginecólogo. Todo esto un jueves.  El ginecólogo no está disponible hasta el lunes.  Fin de semana angustiado.  Esto no es un quiste, no es nada fribroX, es lo que es, y por mucho que intente convencerme de lo contrario, mi mente es más lista que yo.  La probabilidades son las probabiidades y hay que ser realista.

Y si es eso, considerando el tamaño, ¿cuánto tiempo me queda?  Dos semanas, un mes?  Llegaré a  Semana Santa? A ver, si tengo algo malo, será definitivo.  ¿Acaso se me ocurre pensar todas las compañeras y conocidos que lo han pasado sin mayores problemas?  Pues no.  Si lo tengo, es mortal de necesidad.

Sé que el mundo seguirá sin mi, pero ¿y mi marido?  ¿Cómo se lo digo?  ¿Qué será de él? ¿Qué pasará con mis proyectos? ¿Y mi Bernina?

Es como cuando tienes un accidente.  No te preocupa tener las tripas fuera,  pero sí haber perdido tu zapato. 

Por fin el martes por la tarde tengo cita con el gine.  Y decididamente no es bueno.  Me manda rápidamente a hacerme unas mamografías y una eco y vuelta al gine.  Todo esto en el plazo de dos horas.  Cuando llego de vuelta, ya me tiene preparada la cita para Patología Mamaria a la mañana siguiente.


Salgo de allí con la mente hecha un torbellino.  Todo lo que sé es que realmente tengo un Cáncer, que no es bueno, y que es grande.  Me quedo parada en el parque que hay frente a la consulta.  ¿Y ahora qué?

Llamo a mi cuñada, la única persona que sé que no se va a hundir con una noticia así, hasta tener más información.  Porque a ver, ¿cómo se lo digo a mi madre o a mi hermana o a mi suegra sin saber nada más?

Viene a buscarme, y me deja hablar y planificar.  Tengo que hacer testamento, ver cómo están los seguros, ver cómo quedaría la situación económica de mi marido...Hago miles de planes, pensando solamente en si tendré tiempo de llevarlos a cabo.  Dejarlo todo arreglado, lo más que pueda.  Ella sólo me escucha y me deja hacer planes.  Hacer planes me tranquiliza.   

Poco a poco volvemos a casa, y ahora sí es el momento de contárselo a mi marido.  Se lo digo con mucha suavidad, y él se lo toma en principio muy tranquilo.  No quiero quedarme en casa dando vueltas, nos vamos a La Peña a tomar unos vinos.  Hablamos y hablamos, muy tranquilos.  Pero en algún momento hay que enfrentarse a los fantasmas de la noche.

Y de verdad, no le deseo una noche como esa a nadie.  No podemos dormir.  Entre lloros, planes, recuerdos, y una angustia compartida que se ve aumentada por el efecto de la noche.  Y la falta de información.

Qué importante es tener información.  Si esa noche supiera lo que sé ahora, no habría sido tan mala.  Pero no lo sabía, o no lo pensé.  Esta vez el miedo pudo con mi mente normalmente tan racional.

Mañana os contaré cómo sigue la historia, ahora prefiero enseñaros la maravilla de cojín que he acabado para mi marido, con los restos de tela de su colcha de Piratas.  Uno de mis UFOS:


He intentado hacer un dibujo de acolchado diferente, no sé si se ve demasiado, ni me ha salido demasiado bien, pero bueno, hay que probar cosas nuevas.


El relleno lo hemos hecho un una almohada anatómica de esas que recuperan su forma original.  Era suya, y como estaba sucia, la metí a la lavadora, con el resultado de "trocitos" de espuma por la lavadora.  Así que decidimos hacerla trocitos aún más pequeños y con ello rellenamos el cojín.  Ha quedado superamoroso.  Siempre recupera su forma, y es muy agradable de usar.

Parece mentira lo que hace un simple relleno...

Cojines Asun y Juanjo

Por fin conseguí terminar los cojines para Asun y Juanjo. Tan sencillo que parecía, unos bordados, un acolchado simple y unos botones para ...