jueves, 22 de enero de 2009

Una corbata cojín...

¿Qué se puede hacer con unos restos de corbata de boda?


Pues con mucha imaginación, un cojín. Y para que quede claro de dónde proviene la tela, le he aplicado una corbata con cordoncillo:


Sé que hay gente que hace auténticas maravillas, pero para mí, este cojín tiene unas cuantas innovaciones que me ha costado aprender.

Comencemos por lo que se ve. Saqué exactamente el número de cuadraditos que me hacía falta. No sobró casi ni un centímetro de tela amarilla de la corbata. Está totalmente aprovechada. Coser esos cuadraditos pequeños que resbalan por todas partes costó un poco.

El cordón está aplicado con el prensatelas de Bernina especial para cordones que me regaló mi hermana. Cosí y descosí ese hilo transparente todo lo que quise y más. Que si la tensión no estaba bien, que si se atascaba el cordón, ... Pero al final quedó perfecto.

Los corazones están hechos con un prensatelas normal, puntada a puntada, con hilo dorado. El hilo tampoco es que sea fácil, enseguida se rompe.

El acolchado lo he hecho con el sistema de acolchado libre de Bernina. Sí que me dio un poco la lata el hilo dorado, pero creo que fue lo más rápido de todo.

Luego la cremallera de la parte de detrás. Utilicé el prensatelas nuevo que compré para coser cremalleras invisibles, a ver si así consigo que queden bien. Y de hecho quedan perfectas.

Finalmente un cojín blanco de relleno, porque con las medidas especiales que tiene el cojín, no tenía ninguno que le fuera bien en casa.

¿Qué os parece? ¿Le gustará a mi cuñado?

sábado, 3 de enero de 2009

Con faldas y a lo loco

Pues sí, de vez en cuando me da e invento algo. Esta vez, una falda. No es que sea ningun patrón especialmente original ni nunca visto, pero sí que me lo he hecho yo, simplemente tomando medidas y ya está. Es muy sencillo, que no soy experta costurera, pero muy resultón. Y da mucho juego.

El primer experimento fue con unos vaqueros que tenía viejos. Dejé las costuras vistas, les hice unos minicortes, y la metí a la secadora. Ahora es mi falda favorita.


El segundo experimento fue con unas telas que había por casa y que tenían unos bordados muy bonitos, pero poco aprovechables. Y una cinta de terciopelo. Es más corta que la vaquera, pero con unas medias de Calcedonia color calabaza queda muy divertida.


Otra tela que tenía por casa, que me gustaba mucho, pero aún no tenía destino. Se ha convertido en otra de mis faldas favoritas. Todas las costuras son exteriores, incluso en la cinturilla le puse flecos. También pasó por la secadora.
Y esta miniatura se la hice para mi hermana, pero me ha quedado algo pequeña. Tiene algo especial, y es la cinta de colores vertical que le puse a las costuras. Utilicé otro de los prensatelas especiales que me regaló mi hermana, uno para hacer cintas y cordones. Y un hilo de colorines.

Además lleva una puntillita. Es muy primaveral, sólo que ahora tengo que pensar qué hacer con ella, porque no se puede ampliar. ¿Quizás un bolso?

viernes, 2 de enero de 2009

Bolsos y más bolsos

He encontrado una hechura de bolsos que me ha gustado mucho, y además es práctico. Y da mucho juego, se pueden hacer miles de combinaciones y utilizar diferentes tamaños, a gusto del consumidor.

Empecé con este azul. No tenía muy claro qué iba a salir, así que utilicé una tira de una tela que tenía de sobra, y con la que no sabía muy bien qué hacer. La corté en cuadrados (creo que estos eran de 13 cm), le puse un forro azúl eléctrico y como asas un cordón gordo, también en azul Quedó esta preciosidad:


Y como quedó tan bonito, me atreví con unas telas que tenía tipo tapicería en distintos tonos mezclados con dorado. Como me gusta cómo se deshilachan, le hice las costuras hacia afuera, y le puse un remate de puntilla por el interior. Los cuadraditos fueron algo más pequeños, unos 10x10, y salió un bolso de fiesta muy cuco y original.


Finalmente me decidí a hacer un bolso algo más grande, porque yo los uso grandes. Unas telitas coordinadas, también de tapicería, un forro rojo sangre, con la puntilla y los cordones a juego, y he aquí un bolso con el que me siento supercómoda.

Mi hermana me había pedido un bolso en blanco y negro, y decidí usar el mismo patrón, pero en este caso está hecho con telas de patch y acolchado. Un forro negro, una cremallera y un cordón negro para las asas completan el conjunto.
Cuantos más hago de este tipo de bolsos, más me gustan...

jueves, 1 de enero de 2009

Hoy tocan abalorios.

Hoy toca enseñar lo que he hecho de abalorios para estas Navidades. La mayoría han sido regalos, algún anillo se ha quedado en micasita...

Como por fin llegaron a Burgos piedras diferentes, he podido hacer modelos diferentes. Este de la flor me gusta especialmente. He hecho dos modelos, uno con lágrimas transparentes y otra con lágrimas de colores:







De este otro anillo también he hecho dos, con diferentes colores. Es tan sencilla de hacer y tan bonita!




Otra corona en tonos rojos con adornos negros:




Y el típico blanco y negro, que es muy ponible y siempre queda elegante:


Estos dos anillos son modelos distintos pero ambos tipo lanzadera. Son grandecitos.



Y otro ideal para vaqueros en azules varios, que también ha quedado mono:



Los de tupies + facetas, con diferentes hechuras. El rosado me llevó toda una tarde. Fue bastante complicado, sobre todo porque el hilo era muy largo, y se enredaba mucho...


La flor de este collar lleva 114 facetas. Aunque es grandecita, es sencilla de hacer, así que creo que repetiré el modelo. En este caso está hecho con facetas color miel, pero creo que para la próxima utilizaré restos de colores, así sadrá una flor divertida.


Con Perlas cultivadas y unas facetas negras, ha salido este collar tan elegante:



Unos pendientes de colorines, que le van fenomenal al anillo flor de colores:

Y un conjunto de collar y pendientes, hechos con las piedras de una pulsera que pesaba demasiado para ser pulsera, pero que en forma de collar queda muy moderno:



Cojines románticos

Una de las cosas que he hecho estas navidades son cojines. No sólo los de Asun y Juanjo, sino algo así como otros treinta más.  Básicamente...