miércoles, 7 de mayo de 2008

Mi máquina de coser

Os presento mi nueva adquisición:

Siiiiiiiiiiiiiiii................. La Bernina de mis amores!!! La que tenía que haberme comprado desde el principio.

Pero ya sabéis, era un problema de conciencia. No es que me tenga que quitar de comer para comprarla, pero es tan cara que no conseguí convencerme de que merecía la pena comprarme algo tan caro sólo para hacer manualidades. Que a fin de cuentas no soy costurera, ni vivo de mis manualidades!!

Me compré una buena máquina pero de marca desconocida. Llevo unos 4 meses sin poder usarla, entre que la primera se atascaba, que luego el técnico estaba de cursos, que me mandaron una nueva, distinta y profesional, para que al final resulte que no le funcionaba la electrónica. Le daba a un botón y se encendía otra cosa. He estado llevando y trayendo la máquina a la tienda un montón de veces, la dueña tampoco sabía ya qué hacer, así que había que tomar una decisión drástica, y la he tomado.

Una buena marca reconocida, y la máquina que desde el principio me había enamorado. Que a fin de cuentas se supone que una máquina de coser debe durarte casi toda la vida, no es como un ordenador, que se quedan obsoletos enseguida. Una marca de reconocido prestigio, y que es difícil que de problemas.

¡Estoy emocionada! Ya puedo aprender a hacer acolchado libre!!

Claro que ayer se me fue la tarde en estudiar el libro, aprender a cambiar la canilla, a poner los hilos, a manejar botones, poner y quitar la aguja, colocar los trastos en el armarito que trae, preparar la bolsa y poco más. Menudo tocho de instrucciones que trae la maquinita. Voy a tener que estudiar a fondo para enterarme de todo.

Ahora toca practicar y aprender...

Unas pocas nuevas florecitas. Me he aficcionado a este modelo, es muy versátil y acepta casi de
todo.
La flor naranja tiene un cordón naranja que tenía por casa, a saber de qué, restos, ya sabéis. El botón también es de los de repuesto.


La morada tiene un botón en forma de rosa precioso.

La granate y rosa está adornada con abalorios rositas y un botón grande granate. Además tiene una cinta de rejilla doblada para darle volúmen.

Y la de color chocolate y rojo tiene un botón tipo perlita en el centro que lo hace muy elegante.

Este le hicimos entre mi hermana y yo en Asturias. Recortamos un ramo de flores de una tela, lo pegamos al fieltro granate, le cosimos alrededor un encaje pequeñito y perfilamos las flores y las hojas con abalorios. Todo ello está pegado a un óvalo algo más grande en rosa de fondo. Es el que más tiempo nos ha llevado, porque colocar todos los abalorios y de diferentes colores ha llevado su tiempo, pero ha quedado muy vintage.

3 comentarios:

Xinapatch dijo...

Enhorabuena por la Berni, todos los problemas de conciencia se olvidan cuando empiezas a utilizarla, qué la disfrutes!

Maria dijo...

enhorabuena, yo tambien tengo esos problemas de conciencia, y al final me la compraré. Disfrutala

Rakel dijo...

Bueno otra Bernina mas, ya verás que es una pasada, yo estoy encantadisima, es mas, desde que me la compre casi no coso a mano, lo se, lo se, pero es que va tan bien la máquina!
Por cierto, voy a realizar un intercambio en mi blog, a ver que te parece!
Rakel

Bolsos de piel de pelo

Lo que se puede hacer con una viejísima cazadora.  Tenía calvas por muchos sitios, pero todavía había zonas muy aprovechables, así que ...