martes, 30 de enero de 2007

Mis revistas favoritas

Aunque todavía estoy en práctica, una de las cosas que más me gustan del patch son las aplicaciones. Creo que dan opción a hacer auténticas maravillas.

Me hermana me regaló esta revista estas navidades:

Tiene concretamente 100 bloques con instrucciones para principiantes. Creo que cuando acabe con el quilt que estoy haciendo a mano, y que sigo y sigo cada noche dando alguna puntadita, probaré a hacer un quilt a mano con aplicaciones diversas, solo para aprender.


Esta revista es toda de gatitos aplicados. El de la portada no es el más bonito. Tiene dentro toda una serie de cuadros con gatitos preciosos. Pero eso será para cuando sepa un poquito más.



Las mariposas de esta revista me llamaron mucho la atención. Son coloridas y creo que tienen que quedar bien en cualquier sitio que se pongan.


Y mi última adquisición. Esta revista la pedí a sus editores, y estoy pensando en suscribirme. Lo cierto es que lo que publican está muy bien, y para una revista que es hecha en España, bien merece la pena apoyar un poco.
El cuadro de la portada me parece precioso, aunque pasarán años hasta que yo sepa hacer algo mínimamente parecido.

Aunque los cursitos de aplicaciones a máquina que quiero hacer en la Feria de Bilbao tal vez ayuden a que esté un poco menos lejos ¿no?

lunes, 29 de enero de 2007

Gripe y creatividad

Pues sí estoy malita de nuevo. Este frío tan intenso que hace por estos lares nos ha traido la gripe a casi toda la población. Excepto a mi marido, que parece que hoy por hoy es más fuerte que los virus.

No asomé la nariz al exterior desde el viernes al mediodía, así que he tenido tiempo de hacer unas cuantas cosillas.

Primero bolsitas. Tenía un pedido de un par de ellas, así que hice toda una colección de diferentes estilos y medidas. Ya tengo tres vendidas. Las más pequeñitas son llaveritos, a juego con su monedero. El resto son bolsitas para varios.

La cuadrada la hice de patch con los restos de tela de las otras bolsitas, incluso la acolché a máquina con hilo transparente. Quedó genial. Tan bonita que ya está vendida.


En realidad aproveché para probar a coser con hilo transparente. Queda muy bien, porque apenas se distingue. Es un poco más complicado, porque el hilo no corre igual de bien que los normales, pero es manejable.

Además estuve colocando un poco mis telas y complementos. Así descubrí que tenía un vaquero que compré para pintar por ahí pendiente. No me apetecía pintarlo. Así que lo puse en la mesa para ver qué hacía con él. De repente me encontré con que a su lado había un trocito de telita que me gustaba, pero que no me servía para hacer bolsitas. Tiene unos bordes deshilachados bonitos.

Parece que las cosas se encuentran solas ¿no os parece?

Así que decidí probar a ver qué tal me quedarían unas flores deshilachadas.

Original ¿verdad? Lo cierto es que todavía le faltan los botones a las flores, y además lo he lavado para quitarle los restos de rotulador que todavía se ven en la foto. Y quiero cortarlo por abajo y deshilacharlo, para que quede todo a juego.

Todo esto fue el sábado, tapadita delante de la tele.

El domingo me levanté y me fui al cuarto de costura, a ver qué se me ocurría.

Encontré unos restos de telas coordinadas de tapicería. Muchos trocitos, pero todos pequeños. Busqué entre mis revistas a ver qué podía hacer con esos trocitos. Tenía que ser algo con dibujo grande y sencillo, porque las telas son recias y no fácilmente manejables.

Elegí la colcha de la foto. El problema es que mis trocitos de tela tenían que ser de 15x15, y no tenía ninguna regla con esas medidas. En la TV Quilters he visto que las chicas cortan grandes cantidades de formas con las reglas adecuadas. Y si tengo que medir cada cuadrado de forma independiente, resulta que nunca me queda todo igual y tardo mucho.

Tenía una plancha de metacrilato que compré para poner placas en un techo con la técnica del falso tiffany. Decidí hacerme mi propia regla. Medí un cuadrado de 15,5x15,5 (lo del ,5 es para incluir el borde de costura) y ni corta ni perezosa lo corté con una cuchilla especial para metacrilato. Luego le pinté con un rotulador fino permanente para CDs las marcas de los centímetros y de una forma tan económica conseguí mi regla cuadada de 15x15 (más borde costura). Y todavía me queda suficiente placa para hacer muchas más de diferentes medidas.

Cortar ya fue coser y cantar. Durante la mañana corté los trozos y lo cosí todo.

Ahora ya solo falta decidir cómo colocarlos y comprar la tela exterior, y el forro de detrás. Quiero ver si le puedo poner algo tipo felpa o manta o borreguillo, para que sea calentita.

Como todavía no me creo capaz de acolchar algo tan grande en mi máquina, he pensado en comprar unos botones grandes de madera (o forrados, ya veremos) y ponerle dos capas de guata muy gorda. Así me da para una manta de sofá. Tiene las medidas perfectas.

Como el jueves iré a la feria de manualidades, veré a ver qué oferta el mercado de nuevo para terminar esta manta de sofá.

martes, 23 de enero de 2007

Un fin de semana de lo más sociable

Pues sí, toda la semana pasada fue muy sociable.

Mi compañera de Portugal vino una semana a nuestra planta, y tocó ir de cena con ella un par de días. Lo pasamos genial.

Además el viernes tuvimos comida con la Asociación de Profesionales de Secretariado de Burgos (APROSEBU para los amigos). Esta asociación la hemos montado entre cuatro secretarias de Burgos, y he de decir que es una experiencia muy interesante. Es casi como montar un negocio. Hay que buscar material para ofrecer, animar a la gente a participar y suscribirse, conseguir subvenciones oficiales y todo eso. Algún día contaré más en detalle la experiencia.

Por la tarde estuvimos visitando la planta de LÓreal de aquí. Es muy interesante ver cómo fabrican y envasan champús, lociones y tintes varios. Y por cierto, qué montón de marcas tienen. Suyas son Biotherm, Cacharel, Lancome, Garnier.... Nos dieron unos champús para probar.

El Sábado llevamos unos muebles a la empresa que está montando uno de mis cuñados, el más pequeño. Menos mal que yo solo mandaba!!

Por la noche tuvimos de visita a un compañero de mi marido y a su mujer. Hice fondue de queso con pan casero y fondue de chocolate con fruta. ¿Y a donde fue a parar mi régimen? Al fondo de la fondue de chocolate. Tan llenos acabamos que estuvimos jugando con la Wii hasta las tres de la mañana. Había que bajar la cena!

Y como somos animales de costumbres, a las siete de la mañana estaba yo ya levantada recogiendo la casa. ¡Un desastre!

Cuando terminé de poner el lavavajillas, decidí hacer una bolsita que me había pedido una compañera para su i-pod nueva. Como la i-pod es verde fosforito, utilicé una tela que compré en Zaragoza, que venía ya acolchada.



Le puse cremallera, porque el velcro para los hilos de la i-pod no van bien. Me encanta esta tela. Solamente compré un metro, pero creo que tenía que haber comprado más. Quiero hacer un bolso con sus bolsitos complementarios con ella. Creo que se lo merece.

Comimos muy pronto. He descubierto que las codornices escabechadas que vienen en tarros de cristal con una ensalada de diferentes tipos de lechuga (de esas que vienen preparadas en bolsitas) están buenísimas. Nunca las había comido, y creo que este va a ser un plato a repetir. No muy a menudo, porque la del régimen me ha dicho que los escabechados mejor no, pero bueno, tampoco tengo porqué contarselo todo ¿no?

Lo gracioso del caso es que luego vinieron mi otro cuñado y su mujer con comida china a casa, para invitarnos, y no era cuestión de desperdiciar la comida ¿verdad?

Toda la tarde la pasamos jugando con la Wii. Habíamos comprado un segundo mando, y ya no juegas contra la máquina, sino contra tu compañero. Hubo hasta tortas y trampas...

Cada vez estoy más convencida de que comprar la Wii ha sido todo un acierto.



Este modelo de anillo me ha gustado mucho. He hecho este en blanco y negro, e hice otro en azules. Creo que intentaré hacer en más colores, porque el modelo es simple y fácil de hacer, pero hace lucir mucho las piedras.

lunes, 15 de enero de 2007

Más obras de arte

Es que estoy muy orgullosa de haber aprendido yo solita con el apoyo de las demás bloggers a hacer bisutería. Algunos más de estas Navidades.

Hice varios pares de pendientes con una pulsera multicolor que tenía y que no me gustaba nada. Me encantan los pendientes que cuelgan:
Un montón de piedrecitas rojas redondas que tenía por casa, de una colección que intenté hacer hace años y que evidentemente jamás acabé:

Aprendí a hacer anillas para este collar, igual que para el verde. Ahora ya sé usar esa maravillosa herramienta con cuernitos redondos. Me costó lo mío averiguar cómo se hacía. Bueno, falta el anillo, pero ese con algo más de tiempo.

viernes, 12 de enero de 2007

¡Me voy a Bilbao!


A esta feria:

http://www.tendances-creatives.com/9-5493-Los-Talleres-Creativos.php

Va a ser un auténtico peligro. Demasiados talleres, todos muy interesantes, precios asequibles y solo dos días!!!

El tiempo, ese bien tan preciado y "escaso"

Lo cierto es que escribir las cosas te relaja, y se te pasan los cabreos. A fin de cuentas, como bien decís, no merece la pena.

En cuanto a los collares y demás, hoy por hoy los hago para familia, amigos y para mí. Pero si alguien tiene interés, se los oferto. Igual que los bolsos, bolsitas, anillos y demás que veis publicado. Si hay algo que os guste y querais, o querais alguna variante, pues hablamos.

En cuanto al tiempo. Mi ventaja principal es que no tengo hijos, que creo que es la única cosa en esta vida que realmente te puede ocupar casi todo tu tiempo fuera del trabajo "remunerado".

Todo lo demás es gestión de prioridades.

No me gusta salir a tomar cafés, copas, cenas, visitas a amigos ni nada parecido de forma habitual. En nuestra sociedad latina las actividades sociales de ese tipo son otra de las cosas que ocupa mucho tiempo. Charlar con la vecina del cuarto, tomar café con una amiga, ir de compras con tu madre o hermana, salir a cenar con unos amigos, o peor, preparar la cena en casa,...

Ser maniática con la limpieza de la casa. Está claro que una casa ha de estar limpia y recogida. ¿Pero hay que limpiar el polvo todos los días de todos los rincones? ¿De verdad entra tanto? ¿Y fregar el suelo de toda la casa? ¿De verdad es necesario hacerlo todos los días? Mi suelo de madera no lo aguantaría. Y limpiar los cristales. Conozco a una persona que antes de tener hijos los limpiaba todos los días. ¿Y planchar la ropa interior? A mi eso me dejó alucinada, pero hay gente que lo hace.

Por cierto que esa misma persona (la de los cristales) hace no mucho, con dos hijos pequeños, no encontró un sábado por la mañana para quedar conmigo, que teníamos que hacer algo a medias, en todo un año. Sin embargo no tuvo ningún problema para encontrar quien le cuidara a sus hijos un domingo completo para irse a una concentración motera en Valencia. ¿Falta de tiempo o gestión de prioridades?

Tengo una persona que se encarga de la limpieza de mi casa. Por supuesto que podría hacerlo yo, y me ahorraría ese importe. ¿Para qué? ¿Para comprarme otro vestido o tener un coche más potente? No me gusta la faena de la casa si tengo que hacerla despues de jornadas maratonianas de trabajo. ¿Y para qué las hago? Además de porque me gusta mi trabajo, para despues poder dedicarme a algo que me divierta. Y os aseguro que limpiar cristales no está en esa lista.

Mi suegra dice que no tiene tiempo para nada. Le encanta la cocina y se pasa horas y horas haciendo comidas y cenas para un regimiento que luego nadie come. ¿No tiene tiempo? Claro que lo tiene, pero lo dedica a lo que le gusta. Ella dice que es una obligación. Bueno, sí, pero no es necesario pasar todo el día en la cocina para hacer dos comidas diarias. Hay recetas rápidas, la comida se congela, el microondas también funciona, hoy hay mucha comida precocinada...Simplemente le gusta, pero no lo reconoce.

Tenía una vecina hace años, que no tenía tiempo para nada. Recuerdo que la veía desde el balcón barriendo la calle desde las 9 de la mañana. Cada conocida que pasaba (y eran muchas en el pueblo) se paraba, para que ella le contara lo ocupada que estaba, el poco tiempo que tenía y las muchas obligaciones. Media hora más tarde se iba y llegaba la siguiente. ¿No tenía tiempo? Sí, claro, para charlar con las vecinas, que es lo que le gustaba realmente. Por cierto que incluso tuvo tiempo para verme llegar un sábado a las 3 de la mañana (¿qué haría ella en la ventana a esas horas?) y contárselo a mi madre nada más volvió de viaje. Consiguiente bronca para mí.

Una amiga me dice que no tiene tiempo para nada. Trabaja a jornada completa, va a inglés, al gimnasio y casi cada día queda con alguien a tomar un café. Ah! y está al día en el Tomate y en Operación Triunfo. Claro que tiene tiempo. Para dedicárselo a lo que le gusta.

Todas nosotras leemos blogs de otras crafteras. Si os fijais bien, muchas de ellas tienen hijos, casa, familia, amigos y sin embargo sacan tiempo para sus aficciones e incluso para escribir en los blogs.

Gente que me dice que no tiene tiempo, luego te cuenta la película que vieron la noche anterior, hasta las tantas. Pues entre peli y anuncios son dos o tres horas aprovechables. O bien hacen un seguimiento exhaustivo de Camera Café. Yo hago manualidades viendo la tele. El punto de cruz y el ganchillo o el patchwork cosido a mano son ideales para estar delante de la tele.

Quiero decir que tener o no tener tiempo es cuestión de prioridades y organización.

Cada una de nosotras le dedica el tiempo a aquello que le gusta, y aunque algunas digan que no, que lo dedican a las obligaciones, se lo dedican principalmente a aquellas obligaciones que les gustan (o les gusta hacerlo o les gusta presumir del resultado, para el caso, lo mismo), sea cocinar, charlar con amigas o presumir de tener los cristales más limpios del vecindario.

En el caso de las crafteras, tiempo para nuestras manualidades.

jueves, 11 de enero de 2007

Un buen cabreo

Acabo de llegar cabreadísima a casa.

He ido al Centro Cívico más cercano a mi casa a apuntarme a algún curso para este año. Si recordais, en Octubre ya me hice el carnet, y todo fue bien.

Pues hoy voy a apuntarme y me dicen que pertenezco a otra zona y que tengo que ir al CEAS en cuestión a preguntar por los talleres.

¿Qué es un CEAS? ¿Donde está? ¿Me vale el mismo carnet?

Mirada de arriba a abajo de la jovencita que me atendía. "No, ese carnet no te vale para el CEAS"

¿Y donde está el CEAS?

Pues al lado de la Iglesia de la Inmaculada, en la Barriada de la Inmaculada.

¿Y donde está la Barriada de la Inmaculada?

Pues debería usted saberlo, vive allí. Al lado del Colegio San José Artesano. La iglesia de la Inmaculada. ¿Pero no sabe donde está?

Y todo esto en un tono "usted es más tonta de lo normal".

Perdone, pero no conozco todas las iglesias de Burgos. Todavía no he hecho un tour. (esto lo pensé, porque aún tengo más educación que ella)

Pues resulta que no vivo en la Barriada Inmaculada, porque la calle en la que vivo es muy larga, y donde empieza es otro barrio. Y el centro CEAS que en teoría me corresponde queda lejísimos y tiene cursos solamente por la mañana.

Menos mal que la señora que me atendió en el CEAS fue superamable y además, una señora muy mayor, de 84 años, me acompañó un trozo hasta la iglesia, porque yo andaba totalmente perdida en ese barrio.

He llegado a la conclusión de que todavía queda gente amable en el mundo, pero algunas de estas jovencitas/funcionarias se creen que por saber más que los que van a solicitar información (que para eso trabajan en el servicio de información, que sino, no tendrían trabajo) ya son más que nadie y tienen derecho a pisotearte.

Total, que he vuelto muy cabreada.

Algunos conjuntos que hice estas Navidades.

Primero el de la cruz, hecho con swarowskis. La cinta es una que vino con el paquete regalo que me tocó. Queda muy vintage ¿verdad?

Otro colgante, más sencillo, con pendientes. La cinta le da un aire romántico.


Y la joya de mi colección:


Las piedras hacía tiempo que las tenía por casa, de una colección que compré. La verdad es que en su cajita no me gustaban nada, ni la forma ni el color. Pero vi en alguna revista cómo se hacía el anillo y esas piedrecitas tenían el tamaño justo. Fue trabajar con ellas lo que me enamoró. son tan suaves al tacto...

Además los verdes hacen aguas, no son todas idénticas. Como tenía muchas y me gustó, decidí hacer el collar a juego, y los pendientes, claro. Para hacer el collar tuve que aprender a hacer anillitas. Algunas me han salido mejor que otras, pero he aprendido. También le he puesto una cadena de plata, que le da un toque modernito.

Ahora es mi conjunto favorito. Es perfecto, tiene el peso adecuado, el tacto muy suave y puesto es muy cómodo.

Todavía hay más, pero ya conoceis a Mr. Blogger. No siempre te deja subir las fotos que quieres.

Qué no hacer a ganchillo

¿Conoceis este blog?

Es divertidísimo, y es increíble las cosas que la gente hace a ganchillo.

Y han abierto la de punto.

Realmente es para reirse un rato.

Tengo fotos de abalorios que estuve haciendo estas navidades, pero blogger solo deja subir fotos cuando le apetece, así que habrá que esperar.

domingo, 7 de enero de 2007

Reciclaje

En esta época de Navidad casi todos acabamos con alguna de esas bonitas cajas de madera de vinos que siempre da mucha pena tirar, pero que tampoco sabes qué hacer con ellas. Al final, yo las colecciono. Esta la encontré un día encima de un contenedor. Como tenía la tapa de plástico, me gustó y la guardé en el garaje.



Como me he aficcionado a hacer bisutería, pues se me han quedado pequeños los joyeritos que tengo, y un día mi marido vio la cajita en el garaje y me propuso hacer una vitrina.

Dicho y hecho. Primero lo lijé un poquito y le di tres manos de pintura en un blanco antiguo. Luego recorté unas flores de una servilleta y los pegué con goma laca. Le di alrededor tres capas de goma laca.

He aquí a mi marido poniendo los enganches. Compré hace tiempo un par de cajitas con un montón de enganches para colocar cuadros en las paredes, y los he aprovechado para ponerlos en mi nueva vitrina.


Así es como ha quedado al final. Un montón de enganches para colgantes, anillos y pendientes.
Y he aquí el resultado final colgado y todo. Aunque no se distingue, tiene una hoja de plástico transparente que resguarda lo que hay dentro. Se desliza muy bien hacia la izquierda para coger lo que hay dentro. Y me han cabido todos mis colgantes, pendientes colgantes y anillos de abalorios.

Me he quedado enamoradita de mi nueva vitrina. Incluso le va bien a los colores de la habitación. Creo que pensaré en hacer alguno más en el futuro. Tengo una preciosa colección de botellitas de perfumes, que quedarían muy bien en una vitrina de este estilo.

También por fin terminé el espejo de la sirena, hecho con la técnica del falso Tiffany, y que llevaba varios años atascado. Lo hemos colgado en el baño. ¡Qué difícil es hacerle fotos a un espejo y que queden bien! Puesto al natural se ve muy bonito.


Bueno, se acabaron las vacaciones, y han sido de lo más productivas. A ver qué nos depara este año.


viernes, 5 de enero de 2007

El valor del "curro"

Ayer salí un momento a comprar espuma para el puf que he restaurado. Volviendo de repente oigo una conversación:

"Joder, no sé porqué no se cobra todos los días. ¿No trabajas tu todos los días? Pues deberían pagartelo. No esperar hasta el día once"
"Sí, tío, lo único bueno del curro es cobrar"

Me adelantaron y se metieron en el bar de la esquina. No debían tener más de 17 años y vestían a la moda pordiosera actual.

¿Lo único bueno del curro es cobrar? Pues pobrecitos, van a pasar solamente 12 buenos días al año, los días de cobro.

¿Cobrar todos los días? ¿Y la luz nos la cobran a diario? ¿El alquiler también? Cada día peregrinación a hacer pagos. ¡Uf!

Claro, que si lo único divertido es coger pasta y fundirla con los colegas en los garitos de moda, su filosofía de vida es perfectamente comprensible.

Bueno, hablaba yo de un Puf. Apareció en mi vida de la mano de mi madre. Hacía tiempo que lo tenía pendiente, y por fin me he decidido a restaurarlo. Me pasé toda una mañana quitando grapas, nada más. Me llevó menos tiempo forrarlo que limpiarlo.


Lo forré con una tela que tenía de unos disfraces, y que va a juego con mi salón. Le hice incluso unos bolsillitos interiores. Así lo puedo usar de costurero de emergencia en el salón. Y tiene ruedas. ¿A que ha quedado perfecto?

Mi marido es un enamorado de los Piratas. Mi hermana le regaló un juego de Piratas hace un par de años, y se lo pasa bomba conquistando barcos. El caso es que compró la segunda parte de "Piratas del Caribe", que por cierto está genial, Johnny Depp hace un papelón como siempre, y le regalaron un pañuelo. Un pañuelo que jamás se va a poner, así que le propuse hacerle un cojín. Y le ha emocionado. Se lo ha puesto en la silla del Capitán Garfio y no me deja ni tocarlo.


La silla nos tocó un día en el Cine. Y el apodo es porque hace años mi marido tuvo que llevar un ojo tapado, y sus compañeros, muy dados a poner apodos, comenzaron a llamarle Capitán Garfio. Ahora es Garfio para los colegas y Capitán para su equipo.

Otra cosa terminada. Me faltaba poner las fotos del marco de arriba. Son los 14 maravillosos años que llevo con mi marido. Ya sé que hay 15 fotos, pero es que un año está repe.



Me gustan los recuerdos. Creo que son la esencia de las personas. Por eso toda mi casa está lleno de ellos. No tengo nada de valor económico, todo es de valor sentimental. Estas fotos las veo desde la cama, y muchas noches, antes de dormirme, las miro y me hace recordar lo maravillosa que es mi vida con Joaqui. Así, no lo olvido nunca, que a veces el día a día y las obligaciones hacen que caigas en una rutina y te olvides de lo que realmente es importante.


De esta no necesito fotos para recordarla. Ya se encarga ella de que no la olviden. ¿Que yo estoy ocupada llevando y trayendo herramienta para el Puf? Pues ella se acomoda cerca, que los cables son un buen colchón.

He hecho más cosillas, pero creo que esas las va a publicar SIONA. ¿Qué será, será?

lunes, 1 de enero de 2007

Wii

Ha sido el regalo estrella estas Navidades. Mi familia y yo le regalamos una a mi marido en Navidad, aunque el aparatito no llegó hasta el sábado día 30. Nos lo entregaron al mediodía y desde entonces ha cambiado el lay-out de nuestro salón y también el de nuestros entretenimientos.

Aquí el dueño de la misma boxeando con uno.

Y los restos de la mesa de la comida de Principios de Año. ¿Os suena la imagen? Seguro que en todas las casas la imagen esta tarde es parecida. Me recuerda mucho a mi infancia. En unas casas o en otras, en un país o en otro, estuviéramos donde estuviéramos, con mi familia o con la familia política, la tarde del día 1 del año siempre es igual. Una mesa gigante con mucha gente, la mesa a medio recoger, el postre repartido por la estancia, la gente también, y jugando, charlando o lo que sea. Supongo que es parte de nuestro folklore.

Mi cuñada, a la que no le gustan los juegos de Consolas, emocionada boxeando. ¡A que te pego, leches!

Bueno, un vicio. Hasta yo me estoy entrenando con esto, y eso que no me gustan ni los juegos de consola ni los deportes.

Bueno, voy a ver si sigo con mis abalorios. Que al final he regalado dos anillos más, sin hacerles foto.

Cojines románticos

Una de las cosas que he hecho estas navidades son cojines. No sólo los de Asun y Juanjo, sino algo así como otros treinta más.  Básicamente...